couch

El Mundo del Coaching

¿Cómo decir las cosas?

Por Patricia Uruñuela

 

 

Uno de los más grandes desafíos de la humanidad es aprender a comunicarse, y de esto depende la paz o la guerra, la felicidad y la desgracia.

¿Qué pasa cuando saludas a alguien que no sabes quién es? pues el saludo es lejano y ¿Qué pasa si sabes que él que te va saludar, tiene dinero y que te va prestar? pues lo saludas con mucho más gusto, ¿por qué? porque nuestras expectativas cambian con la relación con el otro.

En estados unidos, se hizo una investigación y consto: A un profesor se le dijo que tenía un par de alumnos que eran genios, ¡MENTIRA! eran un par de alumnos comunes, pero el profesor los trataba como genios, al término del cuatrimestre, se hizo un test de coeficiencia intelectual y esos alumnos habían subido su rendimiento. Se descubrió que las expectativas que tenemos sobre la gente mejoran, si se cambia el trato y la forma de comunicarse, es decir que si yo no espero del otro nada es probable que nada suceda. Nos pasa con nuestros hijos como papás, hoy muchos chicos tienen cero expectativas se drogan se alcoholizan no tienen sueños, no tienen proyectos, no tienen nada  y se dan cuenta que los padres nunca le dijeron “te va ir bien”, “vas a tener cosas grandes”, entonces esperar cosas grandes de otro ya es un principio extraordinario, no solamente cuando lo expresamos sino cuando lo pensamos, porque todo que pensamos se transmite, en nuestra comunicación y en nuestro comportamiento corporal no verbal. Hay otro ejemplo en pareja en terapia, uno dice: yo no le doy sexo porque no me toca, y yo no la toco porque no me da sexo. El huevo y la gallina. Todas nuestras decisiones son emocionales, nos han enseñado a pensar a restar con el hemisferio izquierdo, pero al final termina siendo emocional.

Siempre la pregunta invita al dialogo ya que afirmar y negar invita al enojo. Entonces es muy importante checar lo que nuestro cuerpo no habla, imagínense la imitación de los hijos a los padres. Es más importante, el cómo decimos las cosas, que lo que decimos; es decir que el cómo, es más importante que el qué… la forma y el tono es más importante Tenemos que aprender a descarta las voces antiguas. (las programaciones) El cómo nos habló mamá, cómo nos habló papá, cómo nos hablaron los amigos. Eso es inteligencia emocional. Cuando descartas esas voces que solo hubo sufrimiento o malos tratos y tu transformas tu voz interna en buenos tratos seguramente entenderás la importancia de aprender a decir las cosas. Y viene acompañado de la Autoestima siempre he dicho, “La verdad puede compararse con una piedra preciosa, si se arroja a la cara puede lastimar, pero en cambio si la envuelves y le pegas un moño puede ser aceptada con agrado.

Los problemas reales necesitan soluciones prácticas y concretas. La mayoría de personas herimos cuando tratamos de decir una idea, o una verdad ya sea directamente o indirecta. Pero, ¿cómo podemos hablar sin herir? Es toda una ciencia, es todo un arte es toda una dinámica. Es más importante como decimos las cosas, que lo que decimos e incluso lo que hacemos, la gente dice las cosas correctas de manera incorrecta, porque gran parte de nuestra comunicación es gestual no verbal, corporal, el tono, el ritmo o el volumen. “Cuidar como decimos las cosas” Todos somos comunicadores: existen palabras o frases mal compuestas: Están los Absolutistas que imponen con palabras así: Deberías hacer… ¿Tienes que? Luego vienen, los demandantes que utilizan palabras como (nunca, siempre, nada nadie) Nunca me entiendes, No escuchas etc. Los que les dividen con sufrimiento y manejan un juego de frases como; Sí, pero…Te robo otros 5 minutos y no pueden faltar los que etiquetan: Eres un tonto, Eres un inútil.

Cada vez que sentimos algo, de descalificar a alguien, es algo que no está sanado internamente, muchas veces percibimos en otro, es lo que está dentro de nosotros. LA PREGUNTA SIEMPRE ABRE EL DIÁLOGO. Lo que voy a decir va sumar, va ayudar a resolver, va potenciar, va hacer sinergia. Te doy 5 Consejos que te pueden ayudar 1. Habla de los demás como si estuvieran presentes. 2. Aprende a empatizar ¿qué quiere decir empatizar? Ponerse en los zapatos del otro … opinar menos 3. No te metas a opinar, solo opina al menos que te lo pregunten. 4. La manera de empatizar es no meter nuestros gustos personales en otros. 5. Validar un poco más el deseo del otro.

Conclusión: Usa palabras que unan y no que destruyan. Ejemplo ¿Qué podemos hacer juntos para ayudarte? También te recomiendo que, preguntar más y afirmar menos, ayuda muchísimo cualquier dialogo. El mirar para adentro de las otras personas te hace más sensible y te evita caer en el juicio, ya que te ayudará a escuchar y a decidir, para que puedas estar consiente sin caer en la ironía, ni sarcasmos.

Júntate con gente que añada valor a tu vida y no a la gente que solo le da valor a otros y sus vidas y tú por más que trates de cambiar tu forma de hablarle no te escucha y no te da valor lo mejor sigue siendo retirarse. Porque, si subes a alguien tú te estas subiendo y si tratas de hundir a alguien tu también te estas hundiendo.

Hasta que nos volvamos a encontrar que Dios nos bendiga a todos

Patricia Uruñuela

Terapeuta Alternativa y Coach de Vida

Celular 55 13 08 40 63/ www.patyuru.com/ patricia_uruuela@hotmail.com

 

Leave a reply