guionbajoatole

EL VALLE DEPORTIVO

 

Pedro Eric Fuentes López

México se ha convertido en el paraíso para llevar a cabo infinidad de eventos deportivos de talla mundialista y a prueba de balas ha obtenido en la mayoría de los casos la máxima calificación por parte de los distintos comités organizadores.

La historia nos ha marcado por haber albergado una edición de Juegos Olímpicos, amén de justas Panamericanas y Centroamericanas; en dos ocasiones el evento de futbol más importante como la Copa Mundial en categoría mayor y una más a nivel juvenil; no debemos olvidar bajo ninguna circunstancia la presencia de tenistas profesionales en ediciones de Copa Davis o del Abierto Mexicano; la NFL ha puesto la mira profundamente para traer partidos de la liga a nuestro territorio por el tremendo impacto que causa; de igual manera la NBA no se ha quedado atrás y ha impreso una línea de trabajo con varios equipos para que realicen sus juegos con gran afluencia de afición; en el marco del fascinante mundo del automovilismo, destaca sin duda la presencia de la Fórmula 1, así como la Serie Nascar o los eventos de Rallys y recientemente la Fórmula E, que dicho sea de paso cada vez obtiene más adeptos.

Los eventos ecuestres tienen un lugar asegurado en el amplio bagaje deportivo, y los jinetes encuentran en México un extraordinario lugar para hacer valer su jerarquía; también, lo ha sido y será, como este fin de semana, el Golf, que a varios no les hace mucha mella pero que, sin embargo, sin duda que suma a gran cantidad de aficionados por la expansión que existe en todo el globo terráqueo.

No puedo, ni debo olvidar los diversos eventos de corte mundialista de Tae Kwon Do, Karate Do, Voleibol de sala y de playa, Tiro con arco en sus modalidades, y acá también merece un espacio aparte la MLB, sí, el béisbol de la Grandes Ligas, también encuentran su propio espacio, así como la serie del Caribe.

Tanto ha sido considerado el país como un oasis para el desarrollo e impacto deportivo, que el abanico es bastante amplio porque también se han llevado a cabo peleas de box de campeonato mundial por años, donde han desfilado las grande figuras del pugilismo y también valdría la pena destacar la presencia de miles de atletas y deportistas de alto rendimiento que vienen al país a hacer campamentos de altura, preparación física y acondicionamiento para sus distintos compromisos.

Ahora bien, y me parece el momento más apropiado para señalar que se debe continuar con esa mística que ha costado demasiado tiempo, esfuerzo, dedicación y evidentemente aprendizaje. Este que solamente da frutos cuando llega el momento de hacer una planeación estratégica, un desarrollo visionario con base en resultados obtenidos y por supuesto, un compromiso a cabalidad de superar lo se hizo bien y hoy es momento de hacerlo mejor, porque ayer ya es historia, mañana es esperanza de desarrollo y captación de nuevos modelos que nos obliga la cohesión deportiva.

Y acá en el estado de México no puede ser la excepción. Vendrán los dos mejores eventos deportivos a nivel infantil, juvenil y superior del país, teniendo como clara responsabilidad dar cuenta de una cobertura excelsa en los diferentes escenarios donde se lleven a cabo las actividades, abarrotar la infraestructura deportiva sé muy bien que no es tarea nada sencilla pero tampoco imposible, porque lo que tenga que hacerse en aras de un buen certamen es sinónimo de éxito, pero también debe quedar muy claro, o mejor dicho: totalmente claro! que la logística que habrán de imprimir los responsables es desde ya una labor titánica para seguir enalteciendo la política en materia de la cultura física y el deporte.

He sido testigo directo de las directrices que se abordaron hace 7 años cuando la entidad mexiquense albergó los certámenes de Universiada y Olimpiada Nacional y la verdad es que es digno de recordar pero solamente como trampolín porque hoy la responsabilidad es mayor, no por nada el crecimiento natural y desarrollo de los deportistas y/o atletas de todo el país ven fincadas sus expectativas en ambas competencias, porque a varios de ellos les implica continuar y perseguir sueños centroamericanos y panamericanos, mientras que para otros, la mágica oportunidad de trascender y consolidar su preparación representando a una entidad y después al país.

Así pues, la antesala de ambas fiestas deportivas de alto vuelo, tienen la promesa de mejorar lo realizado en el 2011 y conseguir mejores cosas. Una vez que el impacto natural de las cosas fluya, la organización sin duda logrará que todo camine de forma correcta, gracias a la gran labor de todos los que, de una forma u otra, tienen que ver con ambos eventos.  Éste privilegio no todos los tienen, y hoy producto de charlas y acuerdos entre las distintas autoridades deportivas, me permite creer que cada detalle será cuidado, y como entidad federativa sede, ofrecerá una organización y administración deportiva acorde a nuestra actualidad y todo será en beneficio de esa égloga que dicta que el deporte es completamente universal, y quienes son los actores directos tienen en su ser, la posibilidad real de trazar nuevos horizontes en el deporte para todo el país, que está ávido de resultados positivos y de baluartes que en el corto y mediano plazo integrar las filas de representaciones nacionales en el extranjero.

Así que lo mejor que nos puede pasar a todos, es que México siga siendo sede de eventos de tal magnitud que impacten en el quehacer diario y en cualquier rubro. Que así sea!

Pásenla bien!!!

Leave a reply