guionbajoatole

EL VALLE DEPORTIVO

Pedro Eric Fuentes López

Las máximas expresiones en materia deportiva se van identificando mediante esos garbanzos de a libra que se dan en nuestro país y que son aquellos que brindan un halo de satisfacción que permea en el aire por un buen tiempo y que obliga necesariamente a replantear los proyectos, planes y acciones de la Cultura Física y el Deporte, y dotarles de alternativas de desarrollo, de consolidación y con mecanismo de una auténtica y real difusión, promoción y fomento, a mediano plazo ya serán únicamente los 2 ó 3 ó 4 ó 5 casos que nada más destacan.

Hade unos días mediante un planteamiento de prospectiva en nuestro país en política deportiva, señalaba la importancia de establecer mejoras a la condición del entorno de la actividad física con un seguimiento específico que de los logros anhelados y no se queden en el tintero ni en meros trazos virtuales, no, hay que incidir directamente en el aporte de una excelente calidad educativa, pasando por el plano de la salud; también, dando la importancia que sugiere el principio básico de la recreación, para abordar de mejor manera el concepto de deportes y enseguida pulir todas las habilidades que le destacan a ciertos individuos y lograr la tan ansiada estrategia que otorga reconocimiento mediante preseas y pódiums.

¿Pero saben? Esta labor es de todos, tal vez a muchos le parecerá que solo es trabajo de un grupo reducido de especialistas en la materia, pero ¡no! Cada uno de nosotros desde nuestras trincheras debemos aportar de manera directa y lo que siempre he señalado, la construcción de mejores herramientas y alternativas aplicables desde la niñez en edad escolar, con capacitación permanente de quienes tienen en sus manos los inicios de una vida deportiva; por otro lado, la certificación de los entrenadores deportivos, la promoción de especialistas en materia de salud quienes otorguen planes estructurales para incidir directamente en el terreno de una buena alimentación, y de tal suerte, abatir el maldito problema de la obesidad, y también están aquellos cuya especialización recae en términos de detener y erradicar males y enfermedades crónico-degenerativas.

Por tanto, soy un apasionado de la extenuante y permanente idea de la actualización y el estudio siempre y no simplemente por ostentar un papel y/o documento, ¡no! esto va más allá porque una vez que se logre la transmisión de generación en generación de una continuidad que de éxitos, será entonces la manera en que vayamos trascendiendo y evolucionando.

La actualidad nos convoca a unir esfuerzos, ideas concretas, a multiplicar porque estamos hartos de sumar, a jalar parejo y no cada quien por su cuenta. Es tiempo de cambios, pero esos que de verdad se ven, se notan y se sienten. Esos que transitan e impactan directamente en la esfera nacional y rebasa fronteras. Somos parte de la alternancia deportiva por donde le veamos, entonces hay que entrarle y de a poco, cada quien con un granito de arena y a la suma de esfuerzos tendremos la calidad que tanto ansiamos.

Y como muestra de lo anterior vertido, es necesario destacar los logros, que, insisto, se dan de manera aislada (y como bien manejamos en cualquier rubro, como garbanzo de a libra) con aquellos compatriotas que confiaron y creyeron en sus procesos evolutivos en el deporte y en su especialidad  que les da para ser referente para los niños y jóvenes ávidos de nuevas ideas y alternativas.

Esta por ejemplo el caso de Edgar Rivera, quien con su historia mundialista allá en Londres con motivo del Campeonato Mundial de Atletismo, acudió con una sola idea, ser mejor cada día y vaya manera de lograrlo. Si bien es cierto no le alcanzó para estar en el pódium, arrasó contra los pronósticos de ni siquiera figurar, pero oh sorpresa, vaya categoría, humildad y un gran corazón de un compatriota que se elevó 2.29 metros quedando en el cuarto sitio, a tan solo unos centímetros de la gloria mundialista. Pero eso, eso es digno de destacar cuando, si volvemos a líneas atrás se conjuga una idea, una esperanza y se cuenta con la firme determinación ya no de querer ser, sino auténticamente de SER. ¡Eso se llama categoría y orgullo! Bien, muy bien por Rivera, quien pasa a los anales de la historia del atletismo por ser el primer mexicano en la especialidad de tener la mejor actuación a nivel mundial.

Otros casos, recaen en el pentatlón, en la figura del juvenil Melchor Silva, quien fue el mejor mexicano ubicado en el Campeonato Mundial Junior en Székesfehérvár, Hungría, ya que terminó en el lugar 25 con mil 371 puntos, tras conseguir en esgrima 179 para el sitio 29, en natación tuvo un acumulado de 295 y cerró en el peldaño 17 con registro de 2:07.72 minutos, en equitación logró 300 para la primera casilla y en la prueba combinada carrera-tiro sumó 597 para el lugar 26 con tiempo de 11:43.48.

O sea, acá colocó un ejemplo de lo que debe ser un proceso desde los chavitos, pasando por los juveniles y destacando en la cúspide de sus carreras. Un lugar 25 a este nivel, es un parámetro de lo que vislumbra para mejorar el corto plazo. Recuerden este nombre y la disciplina.

Ahora bien, para cerrar con broche de oro, al menos para mí y seguro para ti, que placer saber que Alejandra Valencia, es considerada ya, la tercera mejor arquera del planeta, y que su actuación en la cuarta y última etapa del serial de Copas del Mundo en Berlín, la lleva a la Gran Final programada para los días 2 y 3 de septiembre, en Roma, Italia.

El serial de Copas del Mundo consta de cuatro etapas y una Final con los ocho mejores arqueros en cada una de las cuatro divisiones de la competencia: hombres y mujeres en recurvo y compuesto.

Tz, ¿qué ejemplo no? Esta es la nueva era del deporte mexicano, del potencial que está despertando y que con base en las teorías de Cultura Física y Deporte, desarrollando sinergia entre todos los actores, pronto veremos y seremos testigos de grandes cambios.

Leave a reply