guionbajoatole

EL VALLE DEPORTIVO

Pedro Eric Fuentes López

Han pasado ya varios años desde que se dio a conocer el potencial que nuestro país tiene en el amplio abanico de opciones deportivas y que, por ende, cuenta con los mejores exponentes a nivel mundial y que son aquellos y aquellas atletas que brindan satisfacción a toda una nación ávida de alternativas para difundir, promover, pero sobre todo, promocionar y alentar todos los caminos rumbo a la consolidación de una auténtica, real y eficaz cultura física.

Sí, ya sé que el tema de por si es escabroso, a veces y muy a menudo tenebroso, y otra tantas hasta con tintes dantescos capaces o de catapultar a un individuo y/o grupo o de hundirlo en la fulgurante estrella del anonimato.

Pero surgen cuando más lo necesitamos, casos como el de una mexiquense de 32 años de edad que a temprana edad (8 años) comenzará su andanza deportiva en una disciplina que no a muchos convence, pero que sin duda, oferta una de las más amplias experiencias porque puede desarrollarse en cualquier lugar y en cualquier momento por la faz de la tierra. Los clavados.

Adriana Jiménez, una mujer menudita pero con un corazón inmenso, en su etapa de deportista de alto rendimiento, daba rienda suelta a la ejecución de los saltos ornaméntales (clavados) de 3 y 10 metros y fue en Fukuoka, Japón, en 2001, en un Campeonato Mundial de la especialidad cuando comenzó a detectar que no llegaría muy lejos y a pesar de que realizó una prueba por representar a nuestro país en Atenas 2004 en los Juegos Olímpicos, se quedó en el intento y el poder de la frustración la orilló a retirarse de la disciplina por espacio de una década. Tenía entonces 19 años de edad.

Se dedicó a estudiar y practicar el deporte de animación como porrista. Comenzó haciendo shows en 2012 en Bélgica, en un parque que se llama Bellewearde, pero con la realidad de que no sabía tirar altura y solo acudió para probar suerte, y la vida y el destino confabularon para que estuviera hasta el 2013, siendo ese año, cuando recetó por primera ocasión un clavado de altura de 22 metros.

Así pues y con el correr de los años, a partir de 2014 comenzó a practicar este tipo de saltos y es (hasta el momento) la única mexicana que se ha mantenido dentro de las distintas etapas de la Serie Mundial y vaya manera de demostrarse y al mundo entero, de la capacidad y aplomo de volver al nivel competitivo.

Este fin de semana pasado, Adriana ganó el oro en el Red Bull Cliff Diving 2017, considerado uno de los mejores torneos de clavados de altura del mundo. La prueba, que consiste en ejecutar un clavado desde una altura superior a los 20 metros en el mar, se llevó a cabo en las islas Azores, en Portugal, ahí en el Islote de Villa Franca del Campo, en la isla de San Miguel, cuya peculiaridad radica en que las plataformas se colocan entre acantilados y los deportistas caen directamente al mar, a una velocidad en ocasiones a más de 100 kilómetros por hora.

Este logro representa su segundo título mundial de este tipo que conquista, porque apenas en abril se coronó en un torneo en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos y con la satisfacción y la confianza a tope, Jiménez se prepara ahora para el Campeonato Mundial de Natación, que empieza el próximo 14 de julio en Budapest, Hungría. Ufffffffff.

En otro Valle y deseándoles todo el éxito del mundo, partió un grupo de 10 deportistas de nuestro país para participar en el Campeonato Mundial Sub. 18 de Atletismo que se llevará a cabo en Kenia desde este miércoles 12 al domingo 16 de julio en la ciudad de Nairobi.

México se presentará con un selecto grupo de atletas que lograron su integración a la selección nacional, luego de haber cumplido con las marcas fijadas por la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo en la presente temporada, como lo marcaban los criterios de elección para este evento mundialista.

Y porque la importancia de la nota, ah, pues porque es justo mencionar que las bases del trabajo desde infantiles, van arrojando resultados favorables buscando, como en muchos casos, la excelencia deportiva, pero lo más importante, la incursión en otras disciplinas deportivas y el fortalecimiento en otras tantas.

Así pues, cabe destacar que en las pruebas de campo participarán Diana Jacobo, en lanzamiento de martillo, Mayela Orozco y Jaime Arroyo, en lanzamiento de jabalina, mientras que Erick Portillo, lo hará en salto de altura.

Por su parte y tratando de superar los pasos de sus señor padre, Carlos Mercenario Arsof y su compañero Saúl Mena, estarán en 10 kilómetros de marcha; en tanto que en las pruebas de  pista y velocidad, Alejandra Zuluaga, tendrá acción en los 400 metros con vallas, Rodrigo Guzmán, buscando marca personal y nacional en los rápidos 100 metros planos, mientras que Carlos Esquer y José Radilla, intentarán alzarse con la victoria en los  110 metros con vallas.

De lo anterior, difiero con el criterio de la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo, de que se busca en este certamen quedar entre los 16 mejores del mundo,  a manera de un inicio de fogueo mundialista, cuya meta final sean los próximos Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018, no, no, no! Hay que buscar el logro máximo a como dé lugar y sentar las bases de un progresivo e impulsivo desarrollo de los talentos que en México hay, por favor, señores de pantalón largo, lo primero que hay que decir y hacer, es aspirar a ser campeones, los primeros, los líderes, los formadores y los ganadores, cuando transmitamos esto a los niños y jóvenes del país, seguro estoy tendremos un deporte distinto… ¿o no?

¡Pásenla bien!

 

Leave a reply