guionbajoatole

El valle deportivo

Claudia Rivas, una experta en el ámbito de la psicología del deporte y voz autorizada para opinar acerca de varios tópicos, tuvo la excelsa, me parece, visión de hacer una profunda declaración asertiva en estos momentos: “Calma México, UN triunfo no nos define UN pésimo resultado tampoco. La falta de confianza está siendo contagiosa”

Y en efecto, hablando de futbol, la muestra con el resultado del pasado sábado en el encuentro donde Chile aplastó a México, fue una clara imagen de esa FALTA de confianza en sí mismos, en el conjunto como tal y que, por ende, arrastra a toda una multitud ávida de grandes resultados y del tan ansiado estirón.

Lo he venido diciendo fuerte y claro, el futbol mexicano no tiene ni debe ser flor de un día y tal pareciera que el tan temido “apanicarse” salió a flote en el momento menos oportuno. Bastaría recordar la tensión que imperaba y los rostros adustos de los jugadores mexicanos, como presagiando el derrotero, pero miren, más allá de eso, hay varias aristas sobre el particular.

Esta no fue una derrota más. No! esta fue con toda la realidad de ir experimentando cambios a diestra y siniestra; ya lo decía también que todos en algún momento nos colgamos la etiqueta de director técnico y sobra decir que solamente quien está al frente de un equipo de trabajo es el que falla, pero también es el valiente que se atreve a tratar de cambiar lo establecido.

En lo particular no  me ha gustado la imagen que se ha venido manejando en el Tri con tanta modificación y no tener un cuadro base, y basta tener muy claro que cuando se gana, de la forma en que sea, se tienen todos los parabienes, pero cuando hay derrotas y más como la que se tiene a cuestas, es sinónimo de descalificaciones y algo más, y estoy con la idea de que se tiene que seguir trabajando y a marchas forzadas, porque lo que se ha exhibido hasta nuestros días, entre partidos amistosos y oficiales, se encaran con profesionalismo; me queda claro que se planean pero no puedes visualizar que el otro equipo también tiene esa clara consigna: ganar!

No hay que engañarse, hay mucho trecho que recorrer y el mejor momento para tratar de erradicar los yerros llego como catapulta. Dolorosa e hiriente, pero por supuesto, apenados es lo de menos, poner pecho a balas es lo que saca a flote al individuo, y es por ello que, soy de la idea de trabajar y dejar hacerlo a quien o quienes aceptaron un reto peligrosísimo, y es dirigir al Tri. Este era un momento bastante bueno para comenzar una hilada de buenos augurios, no se pudo, ni hablar, hay que cerrar filas y no seguir haciendo leña del árbol caído, al contrario, es el tiempo de levantarse y tratar de salir airoso. Batallas perdidas no hacen una guerra terminada.

Insisto, viene todavía lo más importante que es la eliminatoria, ojo, no estoy diciendo que el certamen americano no sea capaz de tener ese fin, sin embargo, creo afanosamente que se debe, generar continuidad y buscar definitivamente ya, a un once inicial que pueda ser la base para enfrentar a los demás; creo firmemente en la evolución y que lo que paso es una lección que debe ser bien aprendida; esas declaraciones de vergüenza y tristeza deben ser cambiadas por esperanza y sabedores de que el curso está en propias manos y no depender de terceros. Es momento de sacar la casta y dejar que los “eruditos” en la materia saquen sus propias conclusiones, hagamos de tajo a un lado lo peor por lo mejor y eso se llama experiencia, esa que saca del borde a todo aquel que tiene un fin y que cuando se consigue el éxito no queda más que saborearlo producto de su dedicación y esfuerzo.

El futbol es tan impredecible como cualquier otra esfera de la vida misma, por tanto, la revancha es inmediata y habremos, quienes nos dedicamos a este negocio, a tratar con elocuencia esto. Es muy penoso observar y leer como de un día para otro los protagonistas pasan de ser casi héroes a villanos; es tiempo de creer y esperar…

En el otro Valle, la semana pasada, anotaba que de ser posible un séptimo juego en la NBA, no diéramos por vencidos a los caballeros de Cleveland y vaya portento de estrategia que alcanzaron, primero, al forzar la serie y después, a derrotar a su oponente en su propia casa.

De la mano de Tyron Lue como su estratega y en la duela con LeBron James y Kyrie Irving, los Cleveland Cavaliers vencieron este domingo a los Golden State Warriors por 93-89 y ganaron el primer título de la NBA en su historia. Los Cavaliers completaron además la mayor remontada en la historia de las finales de la NBA, ganando 4 a 3 luego de ir en desventaja 3-1, algo que nunca antes había sucedido y lo hicieron de la única forma que había: con base en su garra, determinación y enjundia, demostraron que el deporte ráfaga es eso, justamente de constantes ir y venir de manera acelerada y que solo los auténticos campeones tienen.

Los Cavaliers ganaron el primer título de su historia en 46 temporada y lograron ser el primer equipo de la ciudad de Cleveland en el deporte profesional estadounidense que gana un título desde 1964, cuando los Browns ganaron en la NFL. Enhorabuena a los auténticos caballeros.

Para cerrar este Valle, quiero destacar la grandeza de un ser humano capaz de reforzar lo escrito líneas antes, buscar y encontrar la superación y por ende el triunfo. Lo conseguido por Sergio Pérez en la Fórmula 1, quien en el circuito de Bakú, en Azerbaiyán, culminó en el tercer lugar, por cierto, su segundo podio después del conseguido en Mónaco. La historia para él apenas rinde frutos después de varios intentos, pero que con el respaldo necesario ha sabido abrirse camino en este dificilísimo deporte, pero los tamaños que tiene este jalisciense lo ha hecho un ejemplo a seguir por su tenacidad y desbordada necedad de querer ser alguien. Es uno de los máximos referentes en la actualidad del deporte mexicano y por ende, debe surtir efecto en otras disciplinas. Qué bueno que sigan saliendo temerarios que se enfrenten incluso a lo desconocido pero que, con la plena confianza en sus potenciales y sabedores de sus capacidades encaren cada día nuevos retos y lo mejor, consigan un aliciente en su carrera.

Ojalá que esto lo viéramos todos los días en los diferentes deportes…

 

Leave a reply