guionbajoatole

EL VALLE DEPORTIVO

 

Pedro Eric Fuentes López

Seguir cuando crees que ya no puedes más, es lo que te hace diferente los demás… Rocky Balboa

Hace mucho tiempo, concretamente cuando practicaba la fascinante disciplina del karate do, mi sensei José Valdés Alvarado, al grupo al que yo pertenecía y a mí, nos decía que nunca nos rindiéramos a pesar de todas las adversidades y que a pesar de que cuando este uno al borde de abismo, no hay que derrotarse, porque aún con el último respiro…se puede ganar…

Y que mejor manera de captar lo anterior, si cuando en el deporte o disciplina de corte individual, se inculca desde el primer entrenamiento a no caer, pues cuando se hace en conjunto fructifica y da buenos resultados, de hecho con calidad y excelencia…

Ejemplos hay muchos y variados, y recientemente se han presentado en el argot deportivo de manera particular y colectiva, comenzando con el nivel nacional y concretamente en el futbol apenas en diciembre pasado cuando los tigres estaban prácticamente derrotados en su propio terruño y gracias a no cesar ni bajar los brazo, les alcanzó todavía más para derrotar a unas águilas, que a pesar de que no claudicaron, no les ajustó y el resultado favoreció a los norteños. El resto todos lo sabemos.

Más tarde en este reciente año, trasladémonos al tenis mundial y hagamos parada en Australia, en las finales tanto de las damas como de los varones en el primer abierto de este 2017. Primero, el encuentro entre las hermanas Williams, derivaba ya en una simple secuencia pero que, en el reto deportivo alguien tenía que consagrarse y es justamente quien levanta el brazo en son de triunfo, pero que creen? reconociendo la labor insospechada del rival y en este caso que hay hermandad consanguínea, fue por demás elocuente…ganó Serena y Venus y todo el mundo se lo reconocemos.

En contraparte, su majestad Roger Federer, después de haber parado por lesión y rehabilitación durante un buen rato, superó todas las expectativa y volvió gracias a su tenacidad, coraje, orgullo y determinación en querer ser y seguir siendo, que eso a la postre es la motivación extra que se necesita no tan solo en el deporte sino en la vida misma.

El suizo derroto a Nadal quien dio todo el crédito a quien considera un ejemplo de superación y consagración. ¿Qué quiere decir esto? que como lo enuncié no hay que darse por vencido y seguir luchando hasta el final sea como sea y pase lo que pase…

Otro ejemplo fue el XIII abierto de parapente celebrado recientemente en tierras mexiquenses y es clara muestra de cómo un individuo arriesga su vida en aras de triunfar; quizá esta expresión que cierne su intención al decir alas en el hombre es sinónimo de fortaleza mental y física; quien realiza esta práctica es capaz de devorar sus propios miedos y sus debilidades las convierte en fortalezas, su capacidad mental ganadora los traslada por encima del resto de los demás, simple y complejamente por la condición de sobrevivir a costa de lo que sea y como sea.

En el boxeo, deporte de corte individual y que por su esencia radica en establecer quién es el más fuerte y que con ello salga avante de sus “pleitos”, es clara muestra de supervivencia porque al ser de contacto directo, es peligroso y cada pugilista lo sabe. El caso más reciente es el del otrora campeón del mundo Francisco Vargas, quien expuso el fajín súper pluma del CMB ante otro compatriota Miguel Berchelt, con quien se trenzó en una batalla campal, misma que se definió para este último demostrando que también, en estas condiciones, se pone de manifiesto que las agallas y fortaleza dan como resultado el triunfo. Vargas lo intentó pero no le alcanzó y cayó con la derrota a cuestas perdiendo el cinturón de campeón pero con el orgullo de seguir a pesar de la adversidad.

Estos ejemplos son claridosos, pero el más reciente es el del súper tazón apenas celebrado este fin de semana allá en Houston Texas, con dos equipos que llegaron a la cita para demostrar quién era el mejor, y es justamente el caso de tema. En ocasiones y aun cuando varios autores coinciden en que el mejor es quien logra el triunfo, no necesariamente surte efecto porque esa pequeña porción de surte que también existe llega a delimitar esa condición.

El caso de los Patriotas de Nueva Inglaterra que vencieron a los Halcones de Atlanta es el más interesante en estos momentos y el tema en boga, porque si bien es cierto que ambos equipos contaban con fortaleza física, fue patente que el poder mental sería determinante para la consecución del trofeo Vince Lombardi, mismo que fue a parar a las vitrinas de los Pats.

Y para cerrar esta humilde opinión, sirva el renglón para destacar aquel adagio de Okinawa Karate Do, ¿para qué practicamos karate?...para una superación física y mental constante! Vaya ejemplos no?

Leave a reply