deportes-620x420

EL VALLE DEPORTIVO

Pedro Eric Fuentes López 

PRIMERA PARTE

Hay de “monstruos” a monstruos… de “cocos” a cocos…de “ratas” a ratas…y de “locos” a locos…por aquello de que cada quien su tema. Pero hoy comienzo este Valle que de lágrimas no tiene nada y sí, por el contrario, una doble misión al rascar entre mis recuerdos, los más inverosímiles momentos que venían acompañados de terror y el otro, el que justamente a nivel deportivo se vive hoy en día y que viene acompañado de impotencia!

Y así, llegan a mi mente aquellos pasajes donde le tenía pavor al “Robachicos”, que en una producción televisiva exponía en los inicios de la década de los 80 un claro ejemplo de un mal social en nuestro país y que, al menos a mí, me orillaba a estar en casa y evitar al tipo que presentaba la caja de pandora; aún no tenía ni la mínima idea de que era, cierto, una manifestación del México real a través de la televisión.

Otro caso del “coco” era aquel que presentaba Enrique Alonso “Cachirulo” en su Teatro Fantástico en su segmento  “Erase que se era”, cuando en un cuento hacía referencia de que los niños no bajaran los pies descalzos porque corrían el riesgo (grave por cierto) de que se apareciera debajo de tu cama el temible fenómeno y, literalmente, te jalara los pies por no obedecer a tus papás y/o por ser mal portado.

El tema de los monstruos es aún más recurrente toda vez que para cualquier situación aparecen y están esos abominables entes, pero dentro de los más recordado están los momentos que en las series de Walt Disney y sobre todo en temporada de octubre-noviembre presentaban al jinete sin cabeza quien con sonora y terrorífica carcajada hacía temblar hasta al más “cuerdo” de sus emociones.

En el mundo del celuloide aparecía Madman, un “loco” que figuraba como el tema central debido a que Marz, un agricultor que una noche descuartizado a su mujer e hijos desapareció en el bosque para no ser visto de nuevo y que solamente en caso de pronunciar su nombre en voz alta, entonces aparecía de la nada con hacha en mano para ser el terror de los jóvenes y obvio, de quienes nos atrevimos a ver esa cinta.

Pero seguro dirás que todo esto y más no tienen un hilo con el deporte, empero hice este ejercicio para conjuntar esos pequeños-grandes elementos que en la materia, ahora mismo nos da para muchísimas cosas, incluso algunas con tintes graves y que cada quien desde su trinchera tendrá la mejor opción en adoptar su posición y más aún en hacerla valer.

Por ejemplo, me puse a investigar algunos datos y tener más claro que es lo que pasa en nuestra realidad deportiva y para tal efecto en sus portales electrónicos respectivos, encontré lo siguiente: el Comité Olímpico Mexicano (COM) es la institución que atiende en el país todo lo relacionado con la aplicación de los principios que conforman la Carta Olímpica, conjunto de normas y reglamentaciones del Comité Olímpico Internacional que rigen al Movimiento Olímpico en el mundo, en cuyas funciones me llamó poderosamente la atención, específicamente estos puntos: Velar por el desarrollo y la protección del Movimiento Olímpico y del deporte en general. Promover en la niñez y en la juventud la afición al deporte y el Espíritu Olímpico en todo el País. Establecer en coordinación con las Federaciones Deportivas Nacionales los métodos y parámetros para la integración de las Delegaciones Deportivas Mexicanas que tomarán parte en competencias internacionales, celebrando los convenios que se consideren necesarios para tal objeto, con los organismos correspondientes. Participar de manera concertada con las Federaciones Deportivas Nacionales con reconocimiento y debida afiliación internacional, en la selección de aquellos deportistas que deban representar a nuestro País en Juegos Olímpicos, Regionales, Continentales, Internacionales, Polideportivos y, en general, los que se celebren en el ámbito Olímpico. Colaborar con las entidades privadas y públicas en el fomento de una política sana del deporte. Fomentar el establecimiento de escuelas y centros de capacitación para entrenadores, dirigentes y administradores deportivos.

En tanto, la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE), como actualmente la conocemos, es una institución del gobierno mexicano, encargada de desarrollar e implantar políticas de Estado que fomenten la incorporación masiva de la población a actividades físicas, recreativas y deportivas que fortalezcan su desarrollo social y humano, que impulsen la integración de una cultura física sólida, que orienten la utilización del recurso presupuestal no como gasto sino como inversión y que promuevan igualdad de oportunidades para lograr la participación y excelencia en el deporte.

A nivel estatal, aparece que la  Dirección General del Cultura Física y Deporte,  perteneciente a la Secretaria de Cultura, está enfocada a la Cultura Física y el Deporte en el Estado de México y una de sus principales actividades, dice, es el apoyo al público en general así como a los deportistas de alto rendimiento que representan a esta entidad a nivel nacional e internacional, contribuyendo y formando parte de este pilar para el desarrollo de la sociedad, buscando incrementar la práctica del deporte y el desarrollo de la cultura física, convirtiendo a ambas en complementos indispensables de una educación integral y armónica para toda la población.

Lo que hallé es sinónimo de muy buenos deseos, palabras bonitas, de amplias expectativas y grandes esperanzas, ajá, sí, está bien, ok., pero, y que hay entonces? qué demonios pasa? será acaso que los “descubridores” de esos tan ansiados talentos no detectan esos baluartes? A poco será esa expresión de que en efecto no hay recursos, becas o incentivos para que se tenga una buena selección de deportistas comprometidos y capaces de competir siempre a un elevado nivel?

Los cuentos de terror aún seguirán…y la impotencia…creo…también!

 

Leave a reply