deportes-620x420

EL VALLE DEPORTIVO

Pedro Eric Fuentes López

En nuestro país, para los amantes del emparrillado (me incluyo) llegó la mágica oportunidad de poder estar presente en un juego de la NFL el próximo 21 de noviembre y con ello la posibilidad de ser testigo de este hecho histórico por donde quiera que se le vea, sin embargo, también existe un imponderable que causa conmoción, toda vez que, para quienes deseaban asistir al Estadio Azteca, sede de este trascendental momento, los boletos para el primer partido en México en más de una década se agotaron en cuestión de 30 minutos cuando se abrió la venta, por lo que, quienes no pudieron comprarlo se quedarán con las ganas y solo podrán apreciarlo por  la televisión.

El recuerdo me obliga a evocar que el partido entre los Raiders de Oakland quienes se medirán ante los Texans de Houston, será el primer partido de la NFL en México desde que San Francisco se midió ante Arizona en el mismo escenario en 2005.

Para albergar este encuentro, el majestuoso escenario mundialista fue remodelado de acuerdo a varios requisitos solicitados por la Liga, entre ellos vestidores más grandes y un mejor acceso hacia el campo y el inmueble redujo su capacidad de casi 100,000 espectadores a sólo 84 mil y según se dice solo 6,000 de esos lugares serán ocupados por los poseedores de abonos de temporada de los Raiders, quienes fungirán como el equipo anfitrión. Los boletos llevarán la terminación 50 por aniversario del Azteca.

Y miren ustedes, si bien se dice que en nuestra patria hay algo así como 12 millones de aficionados al fútbol americano, muchos nos quedaremos con las ganas de asistir al coloso de Santa Úrsula porque no hay boletos! y desde este espacio, repruebo cualquier síntoma de promover y mucho menos fomentar la maldita reventa que tanto daño le hace a cualquier espectáculo y el deportivo es la más letal expresión de dicha acción.

En otro valle, que sensación tan bella produce el tan ansiado evento veraniego cuatrienal que reúne a gran parte de los mejores deportistas y atletas de todo el mundo en la justa denominada Juegos Olímpicos y en esta ocasión, con amplias expectativas en un país que sufre grandes contradicciones en todos los renglones posibles, pero que basan su esperanza de intentar avanzar en la actividad deportiva.

Para esta edición de los Juegos Olímpicos de Rio 2016, que comenzaran este viernes 5 y concluirán el domingo 21 de este agosto, habrá actividad en 28 deportes con 42 disciplinas; serán 17 días de intensa actividad, donde los poco más de 10 mil atletas, representando a 205 Comités Olímpicos Nacionales, habrán de luchar para conseguir la gloria que representa subir al pódium y en todos los casos, ver izada su bandera nacional y entonar su himno.

Me sumo a la expresión de beneplácito por todo el mundo por la conjunción y maravilla del deporte en cualquier disciplina; el lema de: “MÁS RÁPIDO, MÁS ALTO Y MÁS FUERTE” que es como un sueño de igualdad y hermandad, tal como lo elevara en Barón Pierre de Coubertin, será el condimento esencial en esta ocasión de la XXXI edición olímpica, además, por si ustedes no lo ubican, el logo de Rio 2016 fue inspirado en la flora y fauna del país anfitrión y recibieron el nombre de Vinicius y Tom en homenaje a los músicos brasileños Vinicius de Moraes y Tom Jobim.

Así pues, el reloj marcará las 20:00 horas tiempo de Brasil allá en Río (22:00 horas tiempo de México) cuando el estadio Maracaná reciba a los miles de espectadores y atletas y con este arranque oficial (a pesar de que ya se habrán desarrollado ciertas actividades) dar rienda suelta a la imaginación, a la clase, al compromiso pero sobre todo a la humildad y vehemente sueño de salir victorioso, en una edición cuya peculiaridad que tienen estos Juegos, es que por primera vez en la historia, serán en un país de Sudamérica.

 Hago mención de que la mayoría de los eventos se llevarán a cabo en la zona de Barra, donde habrá competencias en 22 disciplinas en 12 centros deportivos, mientras que otras actividades en 20 disciplinas más, tendrán acción en 18 lugares a través de Copacabana, Deodoro y Maracaná.

De todo esto y que en lo sucesivo habrá que dar tela para comentar, espero con ansías que los representantes mexicanos se sumen a la larga lista ya de campeones olímpicos y que detonen en toda magnitud, más aún cuando se necesitan y requieren de deportistas ejemplares, de atletas con alto compromiso por su disciplina y seres humanos excepcionales que están en el momento y lugar correcto para consolidar un sueño.

Un sueño que inició allá en 1896 en Atenas, Grecia, con los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna y que hoy en día, después de 120 años y más de 30 ediciones a cuestas, los nombres de mujeres y hombres quedan y quedarán inscritos para la posteridad, entonces, yo sí creo que son momentos mágicos y únicos que se tienen, queda únicamente…aprovecharlos al máximo…

 

Leave a reply