couch

El Mundo del Coaching

Por: Patricia Uruñuela

Cómo sanar tu cuerpo con tan solo amándote

¿Qué pasa cuando no comprendes lo que te sucede? ¿Por qué le echas la culpa a otros de tus dolencias, dificultades o problemas? ¿Qué pasa cuando cierras los ojos ante la vida, el odio, la amargura, las injusticias, la soledad, el amor, la libertad, y la felicidad? ¿Qué pasa cuando esperas expectativas? ¿Crees que todos tienen que tolerar y soportar tus mañas? ¿Qué pasa si siempre te quedas callado y no dices nada? ¿Qué pasa si crees que todo el mundo te odia y te envidia? ¿Qué pasa si te crees que eres la única persona que importa y los demás no? ¿Tú crees que puedes gritarle a la gente? ¿Eres tan importante para humillar y lastimar a las personas que más te pueden amar? ¿Puedes insultar, ofender e incluso agredir a cualquier persona, estando enfrente de ella o a sus espaldas? ¿Qué pasa si no cuidas tu cuerpo lo que entra y sale de él?

¿Sabías, que todo lo puedes cambiar y sanar, si tú lo decides?

Existe tanta información que enseña hacer conciencia, pero sin duda cada cabeza es un mundo, y cada mundo se daña como desea. Todos caemos en este juego donde existe varios laberintos, algunos más que otros, y que al mismo tiempo es tan difícil de comprender. Existen millones de personas que solo juegan a castigar pero que realmente solo se castigan así mismos. Siempre hablo de patrones, pero también los patrones se rompen cuando decides que ya no más o mejorar las cosas. TODO ES UNA CONSECUENCIA, lo que te pasa, es una consecuencia, es por eso que tu cuerpo se enferma, cuando tu mente no deja de hablar negativamente, por consiguiente, el espíritu, aunque se resista se ve afectado y rodeado de impotencia, ansiedad, tristeza, miedo, ira y amargura. Te hablaré un poquito del porqué se enferma el cuerpo, esto debería de ser hablado en todo el mundo desde la mente y el espíritu para que puedan encontrar su liberación y al mismo tiempo su sanación de cualquier mal que sacude el alma y enferma el cuerpo.

* El corazón habla con el amor desde antes de nacer y el daño ocasionado siempre es por una pérdida, (cualquiera que sea) cuando uno desquebraja la confianza de una persona, y eso nos conduce al temor, a más pérdidas y también a la posesividad, a los celos y al egoísmo. No es una enfermedad cardiaca solo te has obligado a cerrarte a la intimidad y al amor que ha endurecido a tu corazón.

* El Páncreas, se coordina con la dulzura hacia la vida, pudiendo el mismo ser dañado por la amargura y la ansiedad, y no querer salir adelante por quien, si vale la vida, uno mismo. El amor y lo dulce siempre han tenido una estrecha relación, de niños el periodo de crecer en amor y de adultos la carencia afectiva de compensar el amor, no es el páncreas el que se enferma es el amor que no sabes cómo se expresa.

* El estómago asimila las experiencias de nuestros ideales, y siente que es demasiado lo que pasa, entonces el estómago se puede descomponer, y el resultado de una preocupación crea una rajadura entre la mente y las emociones. Estas personas creen que tienen muchos temas simultáneos, siendo ellos mismos los que están creando todo eso, ya que son patrones de conducta que tienen que a aprender entenderse y dejar de pensar por los demás o del porqué no son como ellos, son personas que creen saberlo todo. No es la acidez que genera el estómago, es el temor a lo nuevo y la falta de tu aceptación.

* Los pulmones, inhalan la vida y exhalan ideas a través del habla estos si se enferman, representan la tristeza y melancolía sintiéndose sofocados en no expresar libremente sus ideas poniendo una barrera, frustrados del stress. No son las alergias o las enfermedades lo que los sofocan, es la actitud con la que deseas inhalar y exhalar la vida, aceptando la felicidad de otras personas. Por muy deseosos que estemos de encerrarnos en nosotros mismos, la respiración nos obliga a mantener la unión con los demás.

* Los riñones involucran emociones de miedos y son el canal procesador de agua y el regulador de la temperatura del cuerpo, ya que es ahí donde se almacena los temores resultantes de traumas, los cuales dañan a la vitalidad de la persona, bloquea su motivación y su entusiasmo. Cuando el temor se almacena en los riñones, el individuo se hallará incapacitado de manejar situaciones emocionales futuras.

* El hígado está a cargo de descomponer, de almacenar y reconstruir la materia. Si la vida de una persona se desmorona, y no puede llevar a cabo la tarea de reconstruir, entonces, almacena sensaciones de hallarse sobrecargado, sobre-exigido, lo cual puede crear enojos, odio y resentimiento. Mucha gente de hecho está sobre cargada por las circunstancias de sus vidas, pero el umbral difiere ampliamente y por eso muchas personas tienen distintas neurosis cuando se sienten abotargados.

Muchas veces solo es cuestión de cambiar nuestra forma de pensar, de sentir y de ver la realidad. Ya que nuestra forma de ver la realidad, determina nuestro modo de vivir. Y así sanar el cuerpo con tan solo amándose. Todo tiene un motivo y una realidad que es captada por nuestros ojos y es totalmente diferente para cada persona. Aunque los sentimientos que se expresan son exactamente los mismos. Una vez leí un escrito de Ada luz Márquez, que me fascino, congruente con todo lo que les explico y comparto con ustedes mis adorados lectores.

Un curandero le susurró al alma: No es la espalda lo que te duele, sino la carga. No son los ojos que te duelen, sino la injusticia. No es la cabeza que te duele, sino tus pensamientos. No es la garganta que te duele, sino lo que callas o lo que dices con ira. No es el estómago que te duele, sino todo lo que no consigues digerir. No es el hígado, sino la rabia. No es el corazón, ese dolor, sino el amor. Y es el mismo amor, lo que es la medicina más poderosa y efectiva.

Hasta que nos volvamos a encontrar, que Dios nos bendiga a todos.

Por: Patricia Uruñuela

Terapeuta Alternativa y Máster Coach en PNL e Integrativa.  Consultas, Cursos y Conferencias

www.patyuru.com / Twitter @Patricia Uruuela / Instagram PatyUru / Facebook y LinkedIn Patricia Uruñuela

Leave a reply