d4

El  Atlético de Madrid con Paso Firme en la Champions

Por: Jimena Bañuelos (España)

Hasta tierras alemanas tuvo que viajar el Atlético de Madrid para disputar la ida de los octavos de final de la Champions. Como anfitrión les esperaba el Bayer Leverkusen con ansias de demostrar su poderío, pero los de Simeone tenían la lección bien aprendida. Solo puede quedar uno, y para ello, había que encarrilar la eliminatoria. El dos a cuatro es una muestra de ello. Eso sí, en el partido hubo de todo. Penalti, gol en propia puerta y golazo de los que no se olvidan.

Sonó el himno de la Champions y las  veintinueve mil carracas que se habían repartido por las gradas. Tras el pitido inicial comenzó un partido digno de la Liga de Campeones. Simeone estaba muy nervioso pero los suyos saltaron al terreno de juego con más coraje y corazón que nunca. Y eso se notó desde los primeros minutos. Cuando solo habían pasado ocho ya tuvieron la primera del encuentro. El Leverkusen de Schmidt, o mejor dicho, del “Chicharito” no conseguía frenar la potencia del Atleti. Una potencia que tuvo su premio. En el dieciséis, Saúl dejó boquiabierto no solo al BayArena sino a todos los espectadores. Con un disparo cruzado desde la derecha a la escuadra del palo izquierdo con rosquita subió el primero del encuentro. Y mientras se seguía hablando del golazo de Saúl, Griezmann completamente solo superó a Leno. El Atlético de Madrid dominaba sin problemas. Y con el cero a dos se llegó al descanso.

Tras la reanudación, los de Schimdt estaban obligados a mejorar. Y lo hicieron. En el cuarenta y siete, Bellarabi anotó el uno a dos para el Bayer. Ese gol fue el mejor motivo para que los rojiblancos no se relajaran. Siguieron peleando y en el cincuenta y ocho de penalti, Gameiro puso el tercero en el marcador. En el BayArena se escuchaba a los hinchas rojiblancos cantar el himno del Atleti. Y no es para menos porque la alegría se había apoderado de ellos. Pero aún quedaba partido. En el sesenta y ocho, en propia puerta, Savic les regaló el segundo a los alemanes. Y aunque éstos siguieron peleando, Torres de cabeza, en el ochenta y cinco, anotó el cuarto rojiblanco. Así se llegó al final.

Después de noventa minutos de buen fútbol, el pase a cuartos tiene tinte rojiblanco. El Bayer Leverkusen acudirá el quince de marzo al Vicente Calderón a dar la sorpresa. Pero que vayan con cuidado porque la ribera del Manzanares es territorio indio. Poca presencia tuvo Javier Hernández “Chicharito” pero es que la noche fue de Saúl, Griezmann, Gameiro y Torres. Compadre, otra vez será.

Leave a reply