barrera-n-620x420-2

“DESDE LA BARRERA”

NO TIENEN LLENADERO

++ Se anuncia que el “Buen Fin” arranca del 16 al 19 de noviembre.

++ Esperan arrancarle a los mexicanos en tres días 97 mil millones de pesos.

++ Hasta les adelantarán parte de sus aguinaldos a trabajadores y pensionados, para sangrarlos bonito.

POR: SERGIO GARZA GUTIERREZ

Al parecer aquellos que mueven las finanzas comerciales de México no comprenden o no quieren entender la situación en la que se encuentran más de cincuenta millones de mexicanos, número de connacionales que viven en pobreza, de los cuales veinte millones la sufren aún en lo que se considera pobreza extrema y les lanza un anzuelo para que acaben el año ahorcados financieramente hablando hasta lo más que se puede.

Esto a razón de que ahora maquiavélicamente organiza una promoción de descuentos que hacen atractivos innumerables artículos en lo que hace llamar “El Buen Fin”, todo tejido como relojero, ya que de la misma forma nos encontramos ante uno de los también armados a modo Fines de Semana Largos, o sea un día más de asueto además del sábado y del domingo, con lo que pretende hacer que la gente gasta hasta lo que no tiene, con motivo de reactivar la economía de la Iniciativa Privada, privilegiando ante todo el gasto y consumo, aumentando con ello y reactivando la economía de unos con el gasto de muchos que podrán hacer.

Esto proviene de una idea del país consumista por excelencia como lo es Estados Unidos que el viernes siguiente al día de gracias que ellos celebran el cuarto jueves de noviembre, abren lo que llaman la temporada navideña, la temporada del gasto, del oropel, de las semanas felices para hacer los meses siguientes infelices de las personas que no saben administrarse, a través del llamado “Black Friday” o Viernes Negro, que no es otra cosa que una terminología usada en la que se precisa que los números rojos que las tiendas tienen por las pocas ventas de los últimos meses, al hacer atractivos diversos productos y la venta de los mismos, esos números rojos pasan a ser números negros, claro para ellos, no para la sociedad.

Pero bueno, no podemos comparar la economía de los estadounidenses con la de la miseria que se vive en nuestro país, que se respira en todos los rincones y que lacera las arcas familiares de millones de personas.

Además de que los gringos solamente lo hacen un viernes, no, aquí será desde el viernes hasta el lunes, todo el “fin de semana largo”, con lo que se esperan que miles de millones de pesos la gente gaste.

Y para acabar de ahorcar varios sindicatos proponen que a todos los trabajadores de la federación se les adelantará un porcentaje de su aguinaldo para que cuenten con recursos para comprar todo lo que se les ocurra.

Si eso de comprar es bien fácil, ya sea que se usan los billetes de todo el año de trabajo o se firma el comprobante de pago electrónico y listo, pero no todos vislumbran los meses difíciles por venir.

Por todo ello la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros conocida como Condusef da a conocer que existen muchas llamadas "ofertas irresponsables" de parte de bancos y cadenas comerciales, ya que se incluyen planes hasta de 40 meses sin intereses en la compra de algunos productos.

De la misma forma se están conformando aumentos en las líneas de crédito o bien, una ampliación de los esquemas de meses sin intereses, de forma automática, o sea un riesgo para muchos que no saben administrar sus recursos y por ello las deudas a las que se pueden ser acreedores son totalmente drásticas, sin que de ello vislumbren la realidad a la que posteriormente se pueden enfrentar siendo en muchos casos impagables afectando directamente a la economía familiar.

La Condusef invita directamente a que "Los consumos deben enfocarse a productos que tengan una vida útil larga, como electrodomésticos, un refrigerador, un horno, televisiones, estéreos, llantas del auto y computadoras, principalmente, no así en la ropa y los juguetes ya que deben comprarse con moderación, sobre todo si se hace uso del dinero plástico y se toman las promociones de meses porque un suéter se deteriora a los pocos meses, lo mismo que un juguete que visto o no, son insulsos, pero las ofertas para muchos son imposibles de dejarse pasar".

Recordará usted ilustre lector las campañas que se escuchaban hace algunos años con el estribillo que decía “Regale afecto, no lo compre”, pues ahora es la otra cara de la moneda, ahora es hacerle tributo al consumismo, a “don dinero”, al que se dice por muchos que todo lo puede, pero que para la gran mayoría es un lujo que no se pueden dar.

De las situaciones más difíciles a las que se enfrenta la gente es al uso de las tarjetas de crédito, ya que cuando estas se manejan de forma inconsciente, y los productos al final de cuentas salen mucho más caros que por lo que se pagó, por los intereses que se tienen que saldar al final de cuentas, y se engruese inmisericordemente la llamada Cartera Vencida.

No con estas líneas pretendo ser un beligerante del llamado “Buen Fin” que cabe acotar que está a su forma ensombreciendo al Black Friday antes citado norteamericano este programa en México ya que se adelantó y los gringos ya están protestando por ello, porque mucho de lo que vendían era de los connacionales que acudían fuera de nuestras fronteras, y ahora lo harán en nuestro país, el gobierno mexicano les robó esta idea a nuestros vecinos y no es algo que les ha gustado mucho.

Como columnista considero que es mi deber solamente el hacer conciencia en los días por venir, de lo que puede suceder si se van sobre los gastos, ya sé que las fechas navideñas son de llegada de regalos, luego de los reyes magos, de las cenas, de las reuniones familiares, de las posadas, en fin, de días en los que se aspira y más en México a olvidar por lo menos por algunos momentos de las realidades en las que nos encontramos, de la tremenda inseguridad que vivimos, de la política que cada vez es menos aceptada de parte de la sociedad, en fin, de todo lo que es nuestra cotidianeidad, sí, claro que entiendo ello y que todos lo disfrutamos, pero hay que crear conciencia de los niveles que todos tenemos, para que esto no acarree problemas de la conocida y negra Cuesta de Enero, ya que es cuando se despierta a nuestra realidad y con los bolsillos vacíos, de ahí que veamos cada año las largas filas en las casas de empeño, en donde viven realmente el calvario las familias completas, por ello cierro estas líneas haciendo énfasis ilustre lector en que debemos de ser responsables con nosotros mismos y con nuestras familias con ese tema de la economía, y no caer en el “Canto de las Sirenas”; HASTA AQUÍ MIS LINEAS…

COMENTARIOS; mi_columna@yahoo.com.mx

www.elvalle.com.mx/desde-la-barrera

TWITTER; @tubalcain.garza

 

Leave a reply