guionbajoatole

Consulendi

TENANCINGO: LA FUENTE OVEJUNA DEL SIGLO XXI. Jueves 23 de noviembre de 2017. Los delegados municipales de San Juan Xochiaca, municipio de Tenancingo, Estado de México y vecinos del lugar aseguran a un supuesto secuestrador por la tentativa de secuestro en agravio de una menor de trece años de edad. Aproximadamente a las 11:00 horas, arriban elementos de la Policía Municipal para atender el llamado de auxilio. Las autoridades auxiliares les entregan al presunto. Unos ochenta vecinos del lugar se trasladan hasta la Agencia del Ministerio Publico de la Ciudad de Tenancingo e interceptan la unidad de la policía en que trasladaban al sujeto. No querían que fuera entregado a la representación social, querían lincharlo. Finalmente lo lograron. Y se equivocaron, murió un inocente.

Para atender estos hechos se hizo presente el Lic. Pedro Gutiérrez  Campuzano, Fiscal Regional de Ixtapan de la Sal; el Tte. Corl. Ret. Alfredo Acosta Hernández, Comisionado de Seguridad Pública Municipal de Tenancingo; el Inspector Agustín Espejo Dorantes, Subdirector Operativo Región Ixtapan de la Secretaria de Seguridad y el Lic. Víctor Bautista Cárdenas, Director General de Gobierno Región Ixtapan de la Sal junto con Iván Estrada y Adrián Bernacho, Agentes del Ministerio Público en Tenancingo.

Los vecinos de Xochiaca –y otros más- se dejaron llevar por alevosas incitaciones y transmisiones de video en vivo vía teléfono celular con narraciones de bajísima o nula ética “pseudo-periodística”. Golpearon al detenido. Obstruyeron vías federales de comunicación. Dañaron vehículos de la policía municipal.

Queriendo hacer justicia por propia mano cometieron una injusticia, un delito.

El detenido, Felipe de Jesús Cruz Vásquez, oriundo de Zumpahuacán, México, inocente de culpa, murió en las galeras de la agencia del Ministerio Público a causa de los golpes y lesiones que recibió. Cinco ciudadanos tuvieron que entrar hasta el lugar donde yacía el cuerpo inerte para erigirse en modernísimos Santo Tomás, faltos de fe. Ahora las autoridades habrán de investigar quien lanzó la primera piedra.

¿Habrá responsables y responsabilidades en éste caso? Claro que las hay, y evidentes;  también hay fotografías y videos (circulando en las redes sociales) que pueden aclarar en mucho estos hechos. Una imagen en donde se aprecia a su sujeto golpeando -con lo que parece ser una varilla-, caído, a Felipe de Jesús; otro pateándolo, y atrás a un sujeto con un pasamontañas negro observando la escena. Y un video en que se escucha a los agresores y otros testigos que le piden a una señora que deje de grabar los hechos, y en efecto, dejó de grabar. Lo demás es historia.

Investigación ministerial y órdenes de aprehensión, varias debe haber: oficiales, por homicidio, acusaciones falsas, falso testimonio, obstrucción de vías generales de comunicación, etc.

Habrá que reconocer que en Tenancingo se vive una oleada de justificadísimo temor por los homicidios y desapariciones de mujeres –ancianas y jóvenes- así como por el creciente “robo” de niños. Por lo que la reflexión obligada es: ante esta clase de hechos es menester ayudar y colaborar –colaborar- con las autoridades e instituciones para que estas hagan su trabajo, si lo hacen bien, se cumple el objetivo; si lo hacen mal o no lo hacen, se les fincarán las responsabilidades, críticas y señalamientos procedentes.

Hoy el municipio de Tenancingo y la comunidad de San Juan Xochiaca suben en mala lid a la palestra nacional. ¿Hasta dónde hemos llegado? ¿Nos hemos convertido en la Fuente Ovejuna del siglo XXI?

Sígueme en Twitter: @sgvarelamaya.

Leave a reply