m1

Comercialización de Energéticos Permitirá  Inversiones de 16 mil Millones de Dólares 

Por: Irma Eslava

Tlalnepantla, Méx.-Pedro Joaquín Codwell apadrinó la apertura de la primera gasolinera, con la nueva imagen del G500 Network y ahí dio a conocer que a la fecha la Secretaría de Energía ha autorizado 223 permisos para la importación de gasolinas y 322 para diesel, entre enero y junio de este año,  y que 16 empresas privadas ya han importado gasolinas al menos por una ocasión.

En tanto que,  23 compañías privadas y una persona física han importado diesel en el mismo período, lo que significa el apoyo a la Reforma Energética.

Agrego que  México está sentando las bases para fortalecer la seguridad energética nacional a través de tres principios, el primero es inversiones a largo plazo en infraestructuras para almacenar y transportar petrolíferos. El segundo es aumentar los inventarios para diluir el riesgo de desabasto, y el tercero es incrementar el número de oferentes que suministran directamente a los consumidores para hacer llegar el combustible a todos los mexicanos que lo requieran.

 Agradeció  a los directivos de G500 Network quien con la alianza de la empresa mundial  Glencore  dan inicio a un esquema de franquicias de comercialización de combustibles.

Durante casi 8 décadas la participación de particulares en este ámbito estuvo restringida,  lo que llevo a que la infraestructura fuera insuficiente para satisfacer la creciente demanda mexicana.

 El país requería crear un nuevo modelo de almacenamiento, transporte, y distribución de petrolíferos en el que coexistieran empresas del estado y empresas privadas bajo condiciones de competencia efectiva.

El primer paso a la implementación de la reforma en el tema mercado de petrolíferos, fue adelantar la libre importación de combustible, el decir eliminar restricciones en el suministro y enviarle una señal positiva a los inversionistas para el desarrollo de más infraestructura de almacenamiento y transporte.

La introducción de ambos productos a nuestro país se ha venido realizando por vía terrestre a través de pipas. El año pasado la Secretaría de Energía dio a conocer el proyecto de política de almacenamiento de petrolíferos que tiene como objetivo aumentar en forma progresiva el nivel de inventario con disponibilidad inmediata.

Es decir,  tenemos un promedio de solo 3 días de almacenamiento de combustibles en nuestro país, cuando la recomendación internacional es tener por lo menos 35 días de almacenamiento, por eso esta nueva política implica para 2020 subir de 3 a 5 días de venta,  de 8 a 9 días para 2022 de 10 a 13 días para 2025 dependiendo de cada región del país.

 Este documento se encuentra disponible en el portal de la comisión federal mejoradora de regulación para efectos de consulta pública.

El Secretario de Energía dijo que con esta política se  pretende incentivar la entrada de nuevos recursos para modernizar y ampliar la infraestructura nacional de almacenamiento, transporte y venta de combustibles líquidos.

 La inversión para la construcción de terminales de producto y otros medios de transporte más eficientes, más rentables y más seguros, nos permitirá reducir los costos de logística y aumentar el grado de certidumbre en el suministro.

 La participación de particulares es clave para transitar ordenadamente de un mercado altamente concentrado en una sola empresa a un mercado sólido y competitivo.

 En un mismo espacio van a convivir ahora bajo las nuevas reglas de la reforma en condiciones de equidad y regulada por el estado, empresas públicas y empresas particulares.

Las inversiones esperadas en los próximos años, solo por este concepto, ascienden a más de 16 mil millones de dólares  que incluyen el desarrollo de poliductos, terminales de almacenamiento, transporte por ferrocarril, puertos y la apertura de nuevas estaciones de servicio.

Leave a reply