Colores y tradición, en la Feria de las Culturas Indígenas en CDMX

Nota y Fotografía: Laura A. Velásquez

Ciudad de Méx.- La gama de colores y olores a tradición y cultura, son parte del panorama que se vive y se siente en la plancha del zócalo capitalino de la Ciudad de México, lugar en el que hasta el próximo 2 de septiembre albergará a la Fiesta de las Culturas  Indígenas 2018, espacio que reúne a artesanos que plasman con sus manos tradición e historia en sus artesanías, el sazón de su comida y hasta medicina tradicional.

En su quinta ocasión, la Feria de las Culturas Indígenas reúne a más de 30 pueblos indígenas que ponen a disposición del público sus obras de arte elaboradas por sus propias manos, con el objetivo de preservar su identidad e impulsar el valor de sus artesanías.

Desde platillos tradicionales, artesanías en barro, bordados, prendas de ropa elaboradas a mano, juguetes tradicionales, joyería, muñecas Marías, adornos y aditamentos para el hogar, zapatos, sandalias, productos naturales, cremas, masajes terapéuticos, libros, bolsas, accesorios para hombre, son la gama de productos que los visitantes podrán adquirir para llevar un recuerdo a sus hogares o regalar a alguna persona y a su vez, ayudar a los pobladores indígenas a que continúen produciendo sus obras de arte y valorizar su trabajo.

Con el tema “Lenguas indígenas y movilidad humana”, teniendo Baja California como el estado invitado y Guatemala como el país visitante, esta feria albergará diversas actividades en torno a pláticas sobre sus poblaciones indígenas, entre ellas; quíches, kakchikeles, tzutujiles.

Asimismo, habrá diversas actividades en foros y escenarios colocados en la plancha, que incluirán presentaciones de libros y recitales de poesía, talleres, conferencias, música en vivo, danza, charlas y talleres especiales sobre medicina tradicional y herbolaria, exhibiciones de juego de pelota mixteca, purépecha y ulama, y una gran expo-venta de gastronomía y artesanías.

En un recorrido por la zona, algunos de los expositores refirieron que sus productos son cien por ciento elaborados a mano, con una inversión de hasta 10 horas de trabajo continuo, por lo que a través de este tipo de eventos pueden vender a los turistas sus artesanías y con ello, generar recursos para sus familias, sin embargo, falta valorar más lo que hacen y los precios en los que venden, puesto que la gente quiere comprar sus productos a precios bajos, acto que hace perder valor a lo que hacen.

Leave a reply