H3

Circula por Toluca Bocho que Desata Sonrisas

Nota: Laura A. Velásquez

Fotografía: Jaime Arriaga

Toluca, Méx.- Muy al estilo vintage, con la peculiar característica de transportar tequila o whiskey y repartirlo a través de dos llaves que a simple vista se observan del lado del conductor en la parte trasera, Ignacio Verduzco, maneja su Volkswagen por el centro de la capital mexiquense, vehículo que ha modificado a lo largo de estos tres últimos años y que le ayuda como terapia ocupacional para evitar enfermarse y dar continuidad a una de sus más grandes pasiones.

Sea para pasear y participar en concursos con autos modificados, Verduzco señaló que desde que adquirió su vehículo, le ha modificado varias cosas, entre ellas, el volante, el cofre, el techo y le ha instalado artículos como tanques antiguos, una bicicleta y lo ha despintado para darle un estilo de viejo, aspecto que llama la atención de quien lo ve circular por el centro de Toluca.

Estos paseos no son diarios, reconoce, ya que trabaja en su taller “La Cochera de Verduzco” que se ubica en a un lado del famoso Monumento a los Maestros sobre la Calle Ignacio López Rayón, lugar en el que también aprovecha para hacerle modificaciones o inventa cosas para hacerlo un vehículo que llame la atención de la gente.

“Lo disfruto diario, pero pues más o menos cada semana lo meto, tengo taller, lo meto y le hago cosas, le invento cosas”, resaltó.

Visto como un pasatiempo, Verduzco reconoció que su  auto lo ha llevado a estados como Aguascalientes y Zacatecas para ser partícipe de eventos o exhibiciones, los cuales, le han valido reconocimientos por la peculiaridad del invento y la singularidad que posee.

“Nos vamos a exhibiciones, vamos a lugares donde se exhiben Volkswagen, tengo otro bochito, tengo una hormiga que está allá dentro, que estoy arreglando y tengo una combi también me gustan mucho los coches”, resaltó muy orgulloso de su invento andante.

Sea tequila o whiskey, el extrabajador de una agencia de autos, indicó que su auto no promueve ingerir bebidas alcohólicas, al contrario, solo ayuda a pasar un momento de convivencia y sano esparcimiento entre amigos o familia, más no de descontrolarse en el consumo de bebidas.

Aunado a la singularidad del automóvil, el señor Verduzco resaltó que este le ayuda a distraerse, a complementar su día, desatar su imaginación para mantenerse ocupado y a su vez, fomentar su creatividad y dar un poco de sonrisas a la gente que lo ve circular por las calles.

Leave a reply