m1

Celebra Castellanos el Día de las Madres en la Paz

Por Eduardo Muñoz

La Paz, Méx.- “No vamos a caer en el juego de aquellos que quieren llevarse el presupuesto para sus colonias. Yo soy presidente del municipio de La Paz y voy a trabajar por todos los habitantes, sin distinciones de ninguna especie”, dijo aquí el alcalde Rolando Castellanos Hernández, quien pidió a la ciudadanía no creer en las afirmaciones de quienes sólo observan delincuencia en este municipio, olvidando que en las localidades donde gobiernan hay asaltos, ejecuciones y secuestros a toda hora del día.

Señaló el mandatario que su administración demostró en las urnas el poder de la ciudadanía, y en esta segunda ocasión, gracias al voto de las mayorías, su compromiso se ve renovado por el apoyo de la población. Por ello, pidió a los verdaderos ciudadanos que cuando lean panfletos difamatorios, simplemente los rompan, porque su contenido sólo busca romper la armonía de una sociedad trabajadora, que lucha todos los días por sacar adelante a sus familias.

El Ejecutivo expresó lo anterior durante el festejo por el Día de la Madre, celebrado ante unas 12 mil personas en los campos de futbol de la cabecera, donde las amas de casa y sus hijos pudieron disfrutar de espectáculos musicales, payasos, y cientos de regalos, entre ellos estufas, refrigeradores, lavadoras, hornos de microondas, bicicletas y otros enseres domésticos. Asimismo, el convivio fue amenizado por el romanticismo del grupo chileno Los Angeles Negros.

El titular del ayuntamiento estuvo acompañado por su esposa, Maritza Ramírez, así como miembros del cabildo, jefes de área y el obispo de Nezahualcóyotl, Héctor Luis Morales Sánchez, quien dio gracias a Dios “por tener la oportunidad de estar con las mujeres de La Paz”.

Dijo que además de valorarlas, hay que festejarlas, para que puedan seguir en su labor titánica, de gran trascendencia para la comunidad.

“Madres de familia –les dijo-, vivan su ser de madres, como ustedes lo acepten en su corazón, creo que no hay necesidad de que se les diga cuánto tienen que amar a sus hijos; la madre lo sabe, lo vive y lo prioriza”.

“Ustedes –añadió-, son constructoras de paz en sus hogares, ustedes son las que están mediando muchas veces en las relaciones, entre los hermanos, los hijos con su esposo, ustedes son las que invitan a saber perdonar y a disculpar al hermano, haciéndole ver que si alguno insultó u ofendió, deben darse la mano y perdonarse”.

“Yo también tuve una madre. Lamentablemente su matrimonio también se rompió en algún momento, pero ella tuvo el coraje de tomar a aquellos dos hombres que habían engendrado y, con ese mismo coraje, y como madre, nos empujó e impulsó a dos hombres para seguir adelante. Por eso yo les pido: Eduquen a sus hijos, que no experimenten la orfandad ni el abandono. Es por el bien de sí mismos”.

Leave a reply