barrera-n-620x420-2-3

CARTA CIUDAD DE MEXICO

 -SEGUNDA DE DOS PARTES- 

Conclusiones finales del XXXVI Congreso Nacional de Grados Filosóficos.

La sociedad reconoce a los masones como Verdaderos Constructores.

El Congreso de la Unión debe de tomar seriamente estas propuestas.

 

POR: SERGIO GARZA GUTIERREZ

Hoy ilustre lector tocamos en este nuestro espacio, la segunda parte de la Carta Ciudad de México, que es el resultado de intensos días de trabajo en cinco mesas temáticas que hace algunos días convocaron a Masones de Grados Filosóficos de todos los rincones del país, en esta ocasión en la Capital de todos los Mexicanos, en la Ciudad de México, en donde se presentaron ponencias realmente valiosas, profundad y con gran conocimientos a diversas problemáticas, de ellas, el resultado que desde ayer y hoy insertamos en este espacio, es la relatoría de los mismos para darlos a conocer a la nación, de que los Masones en México, trabajan incansablemente para que nuestra nación progrese, se desarrolle y prospere cada vez más y más, con el único fin de cada instante evolucionar a un progreso mayor.

Por este motivo presento la segunda y última parte del mismo, en el que conoceremos los fundamentos generales a los que se llega y que tiene como finalidad no solamente el que los Masones se reúnan, sino presentar con trabajo de valía, con la libertad de pensamiento, pero siempre encaminado a un fin común como lo es México y su desarrollo.

Finalmente cabe señalar que éste es resultado desarrollado por el Supremo Consejo de México que se encuentra encabezado por su Soberano Gran Comendador Gaspar Antonio Ruiz Tenorio y todo su alto cuerpo.

La circular que dio a conocer el Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de México  Gaspar Antonio Ruiz Tenorio, afirma textualmente. Como es de su conocimiento, se realizó de manera exitosa el XXXVI Congreso Nacional de Grados Filosóficos en la Ciudad de México, en el que estuvieron presentes Masones de dichos grados de prácticamente toda la Geografía Nacional.

Al término de los trabajos del congreso, se dio lectura a la Carda Ciudad de México que es producto de la reflexión profunda de los participantes.

Una vez que se ha revisado de manera minuciosa dicho documento, para que contenga las múltiples y diversas aportaciones de los trabajos realizados, se pone a disposición la Carta Ciudad de México, con el propósito de que se difunda de la manera más amplia posible:

4.- Desde el punto de vista del Estado Laico.

  1. Se debe de mantener la vigencia y permanencia del Estado Laico evitando la injerencia política de las distintas iglesias en la vida republicana.
  2. Se exige de los servidores públicos el estricto respeto de los tres niveles de gobierno a los artículos 40 y 130 de la Constitución.

Somos una sociedad de pensamiento avanzado, cuyos miembros basan su conducta en la ética social laica. Somos una trinchera moral, social y de ideales y somos una Institución preparada para ponerlos en práctica. Como libres-constructores estaremos siempre al servicio del pueblo porque reconocemos con absoluta convicción que es nuestra vocación, nuestra formación y son nuestros principios y valores.

En eso trabajamos para crisolar nuestra voluntad, para agudizar la inteligencia con la ciencia, el arte y la filosofía, y adiestrarnos en las técnicas administrativas, contables, económicas, jurídicas y políticas, cada uno de nosotros sabe responder en su respectiva esfera de acción. Las nuevas demandas de estos tiempos, como ayer lo fueron la de libertad, igualdad y justicia, habremos de seguir defendiéndolas, para construir un país en el que vivamos e paz, como hermanos.

Cumplir con nuestros deberes es la ruta para acabar con la injusticia, la desigualdad social y económica, para detener la migración que provoca el colonialismo interno y externo por la falta de trabajo y de oportunidades a la fuerza vida que son os jóvenes, hombres y mujeres. Pero también es nuestro deber detener la destrucción de la naturaleza que dada día sufre un grave deterioro potr la irracional explotación de las aguas, los bosques y la tierra. Es rescatar los recursos del suelo y del subsuelo y los recursos energéticos que son el eje del desarrollo del país.

Tenemos que contrarrestar la grave desinformación, generada por los propios medios que distorsionan las legítimas demandas populares, inhiben el reclamo social y postergan la solución a problemas urgentes de la población dolida por la desesperanza, el engaño y la explotación. Tenemos que pasar de la simple reflexión y del puro análisis a la acción.

Los poderes de la unión deben de actuar en forma independiente y respetando la esfera de acción señalada por la Constitución. En la Cámara de Diputados deben estar representadas las necesidades y reclamos del pueblo y no solo los intereses de los partidos políticos. En la Cámara de senadores tienen que estar representados los Estados de la República, para defender la soberanía de estos y no solo los interés privados nacionales y extranjeros.

La tarea propuesta resulta difícil, pero no imposible. Ya lo hicieron en circunstancias extremadamente graves los miembros de nuestra Orden en la lucha por la Independencia, la Reforma y la Revolución. Toca ahora a nosotros cumplir con nuestra responsabilidad histórica.

COMENTARIOS: mi_columna@yahoo.com.mx

www.elvalle.com.mx/category/desde-la-barrera

TWITTER: @tubalcain.garza

Leave a reply