barrera-n-620x420-2

BUEN FIN?, PERO PARA LOS EMPRESARIOS

 

Más de 23 mil millones de pesos se gastaron los que no tenían.

Baratijas y nada verdaderamente necesario lo que más se gastó.

Fuera de control, porque ahora todo negocio puso su lonita de “Buen Fin”.

 

POR: SERGIO GARZA GUTIERREZ

Los que se llenaron las bolsas de billetes de todas las denominaciones el pasado fin de semana claro está, fue el sector empresarial, con el ridículo y explotador “Buen Fin” que en su sexta edición se dio, una copia barata y burda del  Friday Night gringo.

Y digo copia burda y barata porque se nos pretende hacer pensar como gringos, ya que es el país por excelencia el número uno en donde viven los consumidores compulsivos, pero bueno, no podemos comparar la economía de los vecinos del norte, a la de los pobres y cada vez más jodidos mexicanos.

Ridículos consumistas de tercera, que a las cero horas cuando abren los almacenes sus puertas entran como muertos de hambre a arrebatarse un sinfín de productos que no saben ni para que los quieren, ha pero eso sí, es la moda gringa y la que los empresarios nos venden como parte de un status en el que los jodidos mexicanos también tienen que estar para que gasten y gasten hasta lo que no tienen.

Se dice de parte de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo, que se llevaron a sus bolsas solamente la cantidad de más de 23 mil ciento cuarenta y dos millones de pesos en esos cuatro días negros para la economía mexicana, ya que el poco dinero que traían en sus bolsillos les quemaba para comprar cualquier cosa insulsa y que luego no saben ni dónde poner.

Es tan maquiavélica la situación, que tiempo antes hablaron los grupos empresariales con los gobiernos y con los patrones de Iniciativas Privadas para que les adelantaran los aguinaldos o por lo menos una parte de ese dinero, antes del “Buen Fin”, pero solo unos días antes, ya que si se da con mayor margen de tiempo, lo gastaría la gente o le entraría la conciencia de ahorrar, y esa palabra de “Ahorro” es a la que le temen más los empresarios, que la gente se guarde su dinero, es lo que menos desean, por eso estratégicamente con precisión de cirujano, lanzaron el anzuelo y bien que cayeron miles de personas en él.

Y preciso que en cosas insulsas, ya que lo que más se vendió, según los estudiosos fueron ropa, calzado, electrodomésticos, aparatos eléctricos, pero yo me pregunto ilustre lector, en verdad la gente necesita algo así de urgente como para echarse la soga al cuello?, como para venderse por meses y meses de estar pagando créditos, cuando indudablemente que las mejores inversiones que se pueden tener es en la educación no solo de los hijos, sino de todos los integrantes de la familia, ya que todos tenemos la capacidad de aprender a cualquier edad, o de viajar en familia, conocer lugares, invertir en seguros de vida, en fin, en cosas que son más serias y que finalmente sí benefician a las familias, no otra tele de plasma, o nuevos tacones, un celular mejor, u otro refri, y no sé qué más cosas.

Recuerdo que las primeras dos ediciones del “Buen Fin”, por lo menos tenían más control, ya que solo algunos comercios que contaban con la garantía de ofrecer cosas a buenos precios y de calidad eran las que tenían la facultad de colocar sus carteles que los hacían autorizados para comerciar con ello, pero ahora ya no, es una burla, porque vimos en las calles, que los talleres automotrices, torterías, papelerías, misceláneas, todos, en fin, tenían sus carteles para ver si con el canto delas Sirenas caía uno que otro en sus garras, es más hasta las funerarias tenían “ofertas” de “Pague primero y muérase después” ya que si se agarraba un paquete en el Buen Fin, se puede pagar semanal, quincenal o mensualmente y para cuando se muera tendrá todos los honores que el paquete que haya escogido, casi desde un simple gabán hasta un ritual faraónico, eso es ridículo!, todos nos morimos y punto, en el agujero o en la urna reyes y plebeyos nos vemos iguales.

Y lo mismo, con la precisión cirujana se comenzó a crear incertidumbre en la depreciación del peso, hasta de eso se agarraron, que con la llegada de Trump todo se va a ir a las nubes, que el dólar va a subir exponencialmente hasta los 25 pesos a principios del 2017, que mejor comprar de una vez en la que el dólar se encuentra solo arribita de los veinte pesos, “mejor ahorita y no pague más”, todo ello hizo que el consumismo absurdo aumentara en el Buen Fin con respecto al anterior en un ocho por ciento, según dicen los gurús financieros, ya que se tenía contemplado que los consumidores gastarían 22 mil 500 millones y llegó a 23 mil 142 millones, por solo unas palabritas que los ignorantes creyeron.

Créditos y más créditos son los que se dieron en su gran mayoría, de meses sin intereses para pagar la última versión de una tele de plasma y demás chucherías que les costará estar pagando hasta 36 mensualidades, o sea tres años, más de mil días esclavizados pagándola, pero bueno ya tiene Smart TV!.

Veremos las colas inmensas en el Monte de Piedad en enero desgraciadamente, con la denominada Cuesta de Enero, en donde llevarán hasta la plancha para poder comprar unos atunes y unas tortillas, porque se deslumbraron con el Buen Fin y lo que aún falta, que es las compras navideñas que de la misma forma son totalmente estúpidas.

Cuándo entenderemos que la vida es para vivirla, que el trabajo y los recursos que se perciben por lo que hacen o lo que saben, es para asegurar la calidad de vida de las familias, no es para gastar a manos llenas por millones de artículos que no hacen otra cosa que hipnotizar a la gente a adquirirlo, aunque no lo necesiten, pero bueno, hay que ser realistas, la élite gringa tiene posibilidades de estas compras insulsas, pero en nuestro México en donde más del cincuenta por ciento de la gente vive en plena pobreza, pues es absurdo, en fin, ojalá y disfruten sus productos aquellos que los adquirieron, y sepan por lo menos prenderlos; HASTA AQUÍ MIS LINEAS…

COMENTARIOS: mi_columna@yahoo.com.mx

www.elvalle.com.mx/category/desde-la-barrera

@tubalcain.garza

Leave a reply