barrera-n-620x420-2

BREVE RESEÑA HISTORIA Y CULTURAL DE LA BANDERA NACIONAL

 

El Día de la Independencia debería de celebrarse un día como hoy.

Grandes cambios ha tenido en la historia pero “sigue siendo quién es” en su 197 aniversario.

A pesar de haber destilado sangre en otros tiempos, es considerada la más bella del mundo.

 

POR: SERGIO GARZA GUTIERREZ

Hoy nuestro espacio, toma ciertos tintes culturales, históricos, no comunes de comentar en este espacio, esto a razón de que se celebra hoy el Día de la Bandera, porque un 24 de febrero de 1821, se consuma la Independencia de México y Agustín de Iturbide, como es conocido el emperador mexicano, ya que su nombre completo era Agustín Cosme Damián Iturbide Aramburu, fue el que diseñó la primera enseña nacional. Oficialmente el día de la Independencia Mexicana, todos sabemos que es el 16 de septiembre, por el grito de Dolores en el 1810, pero en realidad, considero que el día de la Independencia debería de ser  precisamente hoy, esto a razón de que es el día de su consumación, el día en el que de plano logramos quitarnos el "cordón umbilical" de los gachupines.

La Bandera Nacional es el símbolo más importante que integra de manera sintética el concepto de mexicanos y nacionalidad que en el pasado y presente todo el pueblo ha edificado. Ayer, se celebró un aniversario más del día de la Bandera, que en el año de 1940 el General Lázaro Cárdenas como Presidente de México, decretó como día de la Bandera el 24 de febrero; esta acción tomada por el Presidente Cárdenas fue a causa del Comité‚ Pro Día de la Bandera, que era presidido por el señor Benito Ramírez Spíndola, que desde el 24 de febrero de 1937 al frente de un contingente, efectuó un homenaje a nuestro lábaro patrio ante la estatua del General Vicente Guerrero.

Después de concluido el imperio de Iturbide y restablecida la República, el Supremo Poder Ejecutivo en unión con el llamado Soberano Congreso Constituyente, consultaron el tema de las variaciones que se le deberían de hacer al estandarte nacional en aquella época del 9 de abril de 1823.

Posteriormente el 14 de abril de 1823 el Congreso aprobó de manera oficial los colores patrios de la bandera mexicana, los cuales desde entonces son el verde, blanco y rojo.

Dentro del color blanco se debería de dibujar un águila parada en un nopal devorando una serpiente, quitándole a esta águila la corona imperial que traía del gobierno de Iturbide. Desde esta fecha ya remota, los colores del lábaro patrio no han sido modificados en lo absoluto, pero el emblema del águila si. La conjugación de estos tres colores, también tienen sus raíces en nuestra historia, no fueron escogidos por alguna persona, sino se supone provienen de un ave llamada "Coac", que los aztecas escogieron para representar su libertad, esta ave que habita en las regiones tropicales de nuestro país, si algún día se le captura y se mantiene cautiva, a los pocos días muere.

Por esta razón, los aztecas representaban su libertad con esta ave y los colores vistosos que lleva consigo en su plumaje son precisamente los del lábaro patrio, verde en la cabeza y el cuello, blanco en toda el área del pecho, y en el vientre lleva el color encarnado.

Durante la guerra de reforma, el águila se representó con la cabeza hacia la izquierda por los liberales, y hacia la derecha por los conservadores, durante la intervención Francesa el águila se representa coronada o no, según las fuerzas imperialistas o republicanas.

Posteriormente en el periodo de Maximiliano, se ordenó que el águila del lábaro patrio se debería de representar de nueva cuenta coronado y de frente. Concluida la intervención, la bandera siguió presentando diferencias en cuanto a la posición del águila, por esta razón el 30 de diciembre de 1880 dispuso que se representara de frente, abierta de alas imponente, al estilo afrancesado que en aquella época, era la moda en nuestro país.

Después de 36 años, el 20 de noviembre de 1916, el Presidente de la República de aquella época, Venustiano Carranza, decretó una nueva forma al águila del lábaro patrio, devolver la forma del águila como la de los monolitos y códices nahuas, o sea un  águila de perfil izquierdo, parada sobre un nopal que brota de una peña rodeada de agua y orlada en la parte baja por ramas de encino y de laurel; este diseñó se llevó a cabo por el artista Antonio Gómez R. ondeando por primera vez en el Palacio Nacional el 15 de septiembre de 1917.

Después de esta época, la posición del águila ha sido respetada, contando sólo con algunas modificaciones menores que llevaron a cabo los Presidentes de México Abelardo L. Rodríguez el 5 de febrero de 1934 y Gustavo Díaz Ordaz el 27 de diciembre de 1967.

Estas modificaciones no son sólo hechas en la bandera, sino también en todos los sellos oficiales y en las monedas. El objetivo de esta última modificación es la de facilitar su reproducción en los escudos bordados, haciendo el plumaje del águila más simplificado, la actitud del águila corresponde a la intención de representarla con renovada dignidad y poderío e insinuar con su gesto la voluntad de vencer, tal actitud fue tomada del águila que aparece en el códice Mendocino.

Este nuevo diseño del águila del emblema nacional fue hecho por el artista Francisco E. Helguera de San Luis Potosí, que además cuenta con diversas obras de arte en mosaicos de la Universidad Autónoma de México, además del mural en mosaico que se ubica en la Unidad Independencia.

En fin, este espacio consideré y determiné dedicarlo a nuestro símbolo nacional que hoy cumple 195 años de haberse creado con algunas modificaciones simples, pero siguiendo siendo la misma; aunque no olvidemos que durante el “foxiato” de Fox, vivimos con un “águila Mocha”.

Finalmente ilustre lector a pesar de que México se encuentra en unos años verdaderamente involutivos, en diversos rubros como lo son lo económico, lo político, lo inseguro y lo fanfarrón en lo legislativo, ganamos contar con la bandera más bella de las 196 que engloban a todo el planeta, fuimos la bandera más bella en una final con la de Perú, misma que después de un escrutinio internacional, salimos galardonados, bandera que varias partes de nuestra historia ha destilado sangre y gloria, por lo que hoy consideré pertinente escribir esta bellas líneas por alguien muy importante para nosotros; HASTA AQUI, MIS LINEAS...

COMENTARIOS: mi_columna@yahoo.com.mx

TWITTER; @tubalcain.garza

Leave a reply