guionbajoatole

Barrera

FELIZ EL PUEBLO QUE LA HISTORIA LEE CON ABURRIMIENTO; MONTESQUIEU

++ Lamentables “innovaciones en los libros de cuarto a sexto de primaria”.

++ Modificaciones de la época del dogmatismo de los dos sexenios panistas prevalecen.

++ “El colmo hasta una cita Bíblica”, atentando contra el laicismo.

POR: SERGIO GARZA GUTIERREZ

Bien decía el filósofo Aristóteles, la Historia cuenta lo que sucedió, la poesía lo que debía suceder, pero es algo que en el pueblo mexicano no entendemos, nosotros tomamos a la historia como una serie de derrotas, de catástrofes, de invasiones y de siempre el pueblo perder y perder, es un pensamiento de pesimismo, y de hacernos sentir que somos siempre perdedores.

Todos se quejan que un día como el pasado 13 de este mes se conquistó a la antigua Tenochtitlán por los españoles, y todos se quejan de ello, pero bueno, si verdaderamente nos opusiéramos con hechos y no solo “de dientes para afuera”, no estaríamos en este momento escribiendo y hablando en Castellano, ni la gente estuviera adorando a la religión católica con sus ídolos, eso es un hecho consumado y debería de tomarse de esa forma, los héroes de la Independencia de México, todos fueron derrotados en un momento de este movimiento, hasta el llamado Padre Hidalgo, a solamente algunos meses de haberse iniciado, y ésta no fue hecha por el pueblo indígena, sino por los criollos, la Revolución Mexicana, asesinados y traicionados todos los caudillos, y de los más de un millón de muertos que dieron su vida por la bandera de guerra de “Sufragio Efectivo No Reelección”, a ciento diecisiete años de haberse dado, se olvida y ahora nuestros diputados regresan a los mismos errores del pasado aprobando la reelección de legisladores y alcaldes en el país, como decía el político Francés Camile Sée; “Dicen que la historia se Repite, lo cierto es que sus lecciones no se aprovechan”.

La historia normalmente y generalmente se escribe no por los que hacen los sucesos que marcan una época, sino por gentes que lo ven desde un lado, por lo que de esa forma la realidad y la certeza de cómo sucedieron las cosas, solamente es relativa, ya que tiene mucho que ver la pluma de quién la haya escrito, y ese es el ejemplo de lo que los estudiantes de cuarto a sexto de primaria tienen a una semana y dos días, siendo en total una sociedad conformada por siete millones de niños de esta edad que contarán con algunas “innovaciones” qué bueno, dejan de entrever los intereses de las políticas contemporáneas, especialmente los que les metieron la mano mucho a nuestros libros de texto, se dio durante la “docena trágica” de los dos sexenios panistas, como lo expresan los analistas y especialistas de estos temas César Navarro Gallegos y Tatiana Coll Lebedeff, quienes textualmente dicen que los títulos profundizan la visión conservadora impulsada por el panismo, dentro de otros ejemplos cabe señalar de que la palabra conquista, en la invasión española y la destrucción del pueblo Azteca, y ahora se utiliza una más rimbombante como lo es la de virreinato, algo verdaderamente ridículo.

Se afirma que de forma psicológica con esta forma de querer maquillar realidades y lo que crudamente la historia dice sobre la salvajada de la llegada de los gachupines y el desastre animal de los curas durante la instalación del “Santo Oficio” y la Inquisición, dejando limitado totalmente la forma de pensar de los estudiantes, de hacerlos capaces de generar criterios y seres que tengan una libertad de pensamiento.

La mayor esclavitud que el hombre puede tener, es precisamente la limitación en la forma de pensar, ese es el verdadero yugo que se ha impuesto siempre para no permitir a la sociedad tener la facultad de pensar, y en lo que siempre se ha especializado además gobiernos que manipulan a la sociedad, como el clero que les encanta tener a sus feligreses comiendo de sus manos.

Los analistas antes citados acotan que; “Se retrata un país de la ilusión y la fantasía que nada tiene que ver con la realidad que enfrentan millones de niños y sus familias, hay una expropiación de una historia construida desde abajo, donde no es el Estado el principal motor del cambio, sino los ciudadanos”.

Crítica fue la licenciada Coll Lebedeff, experta en el sistema educativo nacional e investigadora de la Universidad Pedagógica Nacional, quién afirma que “se narra una historia light y simplista que no busca crear ninguna visión crítica del presente”, además ilustre lector se comenta que se dejan de un lado situaciones tan indispensables del análisis de nuestra historia como lo son las causas, los problemas y las confrontaciones que han generado el cambio, y quedan todas las cosas solamente de una forma llana, simple y sin más que explique el motivo de tantos y tantos movimientos sociales algunos ideológicos y otros bélicos que se han dado de forma particular en la historia de México, ya que al dejar aún lado la palabra conquista y los movimientos que con sangre se llegaron a lograr lo que nosotros sabemos, queda solamente como el “virreinato”, lo que da a conocer que solo fue el encuentro de dos mundos, como solamente la sucesión de un sistema a otro, no se habla de la imposición, de los saqueos de los extranjeros, de la quema de indígenas alborotadores y defensores del imperio en hogueras en plena plaza, ni de la destrucción de su cultura y sus dioses, sino de una forma totalmente ridícula, como si todo hubiera sido “suavecito” y aceptado a la primera.

Se dejaron los libros con menos hojas y la misma forma información, lo que hace que la información se encuentre mucho más empalmada, se quitaron varias ilustraciones, pies de páginas y ejercicios para desarrollar, solamente letras y letras en páginas, lo que va a hacer que los alumnos no comprendan a ciencia cierta muchas cosas, ya que de por sí sabemos que México no es un país en el que la sociedad le guste leer, y luego haciendo más pesados los libros, pues mucho menos el incentivo de querer verdaderamente que los niños agarren un libro en lugar de su celular.

Y ridículo que en el libro de quinto, para acabarla de amolar hasta referencia bíblicas existen, atentando en contra de uno de los principios elementales de la educación básica como lo es el Laicismo, ya que se plasma una caricatura que representa a México como una Torre de Babel se informa que según la Biblia fue una construcción que empezaron a edificar los babilonios con el propósito de llegar al cielo; se dice que Dios castigó el orgullo y la soberbia del ser humano, haciendo que los constructores hablaran distintas lenguas y con la confusión ya no pudieran comunicarse; que pésima y lamentable forma de educar a nuestro pueblo cada vez más ignorante y retrasado, deteniendo nuestro desarrollo y con un margen de más de cien años de progreso con países de primer nivel; HASTA AQUÍ MIS LINEAS…

COMENTARIOS: mi_columna@yahoo.com.mx

www.elvalle.com.mx/desde-la-barrera

TWITTER; @tubalcain.garza

Leave a reply