guionbajoatole

Barrera

CRECIMIENTO PRACTICAMENTE NULO EN

EL AUMENTO DE SALARIOS EN MEXICO

++ Y ni hablar de la creación de nuevos empleos.

++ Empresarios se mantienen estáticos para saber cómo les irá con el ejercicio fiscal de este año.

++ El salario mínimo solo una cuarta parte del poder adquisitivo que se tenía en los setentas.

POR: SERGIO GARZA GUTIERREZ

Por más que no queramos, o por lo menos su servidor, estar hablando de los grandes rezagos que se viven cotidianamente en México, no es posible si no queremos dejar el compromiso que tenemos con todos nuestros lectores de siempre estar devastando lo que acontece el día a día en nuestra nación, y así por más de cuatro lustros lo he venido haciendo y seguirá.

Comienzo este nuestro espacio hoy por más y más análisis financieros que se dan a conocer de lo que ha sido los primeros seis meses, y la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos da a conocer ciertas cifras que tienen considero la fundamentación de que abramos los ojos.

En estos estudios serios y reales se da a conocer que durante los primeros seis meses de este 2017, las empresas que son las que brindan mayoritariamente empleos a los mexicanos otorgaron aumentos salariales mínimos y lo más grave es que tres cuartas partes de ella, o sea el setenta y cinco por ciento de ellas, no dieron un solo aumento al respecto, les dio indudablemente el “síndrome del ojo de hormiga”, y como van las cosas ahora ya entrando en el noveno mes de este año tan difícil de la economía mexicana, al parecer las cosas no cambiarán durante los meses que hacen falta.

Dentro del mundo de sectores empresariales cabe señalar que solamente existen dos en los que se dieron aumentos que van más allá del promedio, como lo son los sectores químico-petroquímico, y el sector automotriz, y a pesar de que se hayan dado dichos aumentos, no se dieron aumentos en la generación de nuevos empleos para los mexicanos, o sea hasta estos rubros se encuentran estancados al respecto, así de grave se denota la situación.

Hay que señalar que el incremento directo al salario fue de cuatro punto dieciocho por ciento en promedio, que es prácticamente lo mismo que se aumentó el salario mínimo, por lo que el crecimiento en la práctica se puede considerar que es nulo desde la perspectiva de saber si es algo con lo que se pueda aumentar la calidad de vida de los mexicanos.

Del solo veinticinco por ciento que si cumplió con el incremento de las prestaciones de sus trabajadores, al parecer solo lo hicieron para pasar el rubro, ya que el incremento fue en un cero punto noventa y un por ciento, que al igual que el aumento con respecto al salario mínimo, pues es una quimera que eso sirva en la práctica para algo.

Los empresarios afirman que estos mínimos incrementos son solamente para primero sobrevivir y cuidar las fuentes de empleo, de ahí que los aumentos que se registren irán a la par del índice inflacionario y no por encima de éste, ya que claro está cuidan ellos, que las empresas no se quiebren, de esa forma que ni sus producciones tengan que cerrar algunos empleos para poder aumentar un poco más a los que se queden, pero esto ilustre lector no es otra cosa más allá que un círculo vicioso que no nos lleva a ningún lado, ya que hay que citar que un fenómeno hace que se detenga el otro lado y viceversa, por lo que las cosas siguen exactamente igual.

La razón que se da a conocer al respecto, se ejemplifica en el sentido de que las empresas están aprendiendo a manejar las nuevas disposiciones hacendarias, con la reforma de este tema que hace poco aprobaron los diputados, aprendiendo a controlar sus balances, ya que los impuestos aumentaron de valor, y existe una mayor supervisión de las nóminas, por lo que afirman que de aquí a que las cosas se vayan organizando, sin duda que en estas lacerantes condiciones cerrarán este año, por lo que los aumentos salariales como ellos los definen seguirán siendo “conservadores”, porque no saben en qué forma cerrarán el ejercicio fiscal del dos mil catorce, pero por mientras los más amolados como desgraciadamente sucede, son los trabajadores, los que menos tienen, los que más necesitan y en sus familias la exigencia de mayores recursos para aumentar la calidad de vida es en todo momento.

En estos estudios se da a conocer ya de forma particular la situación por entidad y la que tiene mayor competitividad salarial es el Estado de México, ya que van con aumentos salariales de cuatro punto treinta por ciento en promedio, a diferencia del distrito federal, que solamente contó con aumentos de alrededor del cuatro punto diez por ciento, cifras estas dadas a conocer en un sondeo que se desarrolló a trescientas empresas.

Y es que en la actualidad de hablar de los llamados salarios mínimos, es algo obsoleto, no es algo que verdaderamente sea el sustento de una familia, ahora dicho salario, no es más que una constante de algunas cosas, como lo son incrementos a multas administrativas como penales, y tenores de esas perspectivas, pero para nada lo que en la práctica debería de servir, que es para vivir, imagínese ilustre lector, el salario mínimo que tenemos hoy, en esta segunda década del siglo XXI, solamente es una cuarta parte de lo que era, o servía un salario en mil novecientos setenta y seis, este retroceso es algo inimaginable.

Comparando nuestro salario mínimo con el de otros países nos podemos dar cuenta de lo que estamos en esta ocasión citando, en la zona llamada “A” de nuestro país, el salario mínimo se encuentra en 80.04 pesos diarios, y en la zona “B” igual, si analizamos los salarios mínimos con otros países como Panamá en donde dicho salario es de 451 dólares, y en Costa Rica de Cuatrocientos ochenta y nueve dólares al mes, y en México es apenas de ciento treinta y nueve dólares.

Los analistas dicen que de hacerse seguido la misma política salarial de la década de los setentas que líneas antes cité, el salario mínimo mensual debería de ser de diez mil ochocientos pesos mensuales, y no quedarse en los alrededor de dos mil cuatrocientos pesos que en la actualidad se tienen solamente, pero bueno ilustre lector, con estas carencias a donde queremos verdaderamente llegar es a dejar de ser un país tercermundista, o como ahora se les dice, un país subdesarrollado; HASTA AQUÍ MIS LINEAS…

COMENTARIOS: mi_columna@yahoo.com.mx

www.elvalle.com.mx/desde-la-barrera

TWITTER; @tubalcain.garza

Leave a reply