guionbajoatole

Barrera

 

LA POBREZA SIGUE LATENTE;

QUITEMONOS LA VENDA!

 

POR: SERGIO GARZA GUTIERREZ

Ya cierto sector de la población ha regresado a su realidad, ya pasaron los días de ritos religiosos fanáticos en donde se embolsan miles de millones de pesos el clero, ya pasaron la “semana santa”, en donde los únicos que no quieren ver la realidad, es que son días de vacaciones para la sociedad, de salir y distraerse de sus realidades, de frecuentar amigos o familiares, de salir de las ciudades y cambiar de aires, pero ellos creen o pretenden seguir creyéndole a sus borreguitos idiotas de que son días de seguirse flagelando en base a un mito que a nadie nos consta de que haya sucedido, ni a ellos, y que se afirma que dichos escritos fueron redactados décadas mucho más allá de lo que se afirma que sucedió, pero en fin, ya varios regresaron a la realidad, y cito varios, ya que todavía tienen esta semana de asueto estudiantes y maestros, más de 26 millones de mexicanos.

Hoy quiero tocar un tema que los grandes tejedores de los hilos de este país no quieren que veamos, pero para eso estamos los medios de comunicación, para darlos a conocer y que a pesar de que se gastan miles de millones de pesos en las campañas electorales, en mantener  los dichosos organismos que las dirigen, de mantener a los parias de los partidos, los sueldos de políticos o representantes de los tres poderes, no quieren ver la cruda realidad que mantenerlos cuesta mucha pobreza en nuestra nación, en la que nos encontramos más de la mitad de los connacionales, mientras se pretende vivir como María Antonieta a un grupo de gentes manipuladoras, pero esa no es la realidad.

Se comenta por aquellos estudiosos de estos temas tan dolorosos de que entre 2002 y 2012 40 millones de personas salieron de la pobreza en México, pero 16 millones cayeron en esa condición deplorable y de la que nadie deseara estar y mucho menos ellos que llegan a estos niveles, como lo dice el informe Progreso multidimensional: bienestar más allá del ingreso, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, por sus siglas conocido como él (PNUD).

Este estudio afirma que 53 millones de mexicanos, que perciben ingresos de cuatro a 10 dólares diarios, están en riesgo de ser pobres, y bueno no habla de los que se encuentran en la llamada pobreza extrema que son las personas que no ganan ni dos dólares al día y con ello se pretende que se logren mantener familias completas que en promedio son de cuatro personas.

Este estudio se dio a conocer en la cara directa del Sena de la República, lo que es la Cámara Alta del Congreso de la Unión y no se les cayó la cara de vergüenza al saber los análisis de los que sí saben de estos problemas, como en este caso fue George Gray, coordinador del estudio, quién textualmente dijo ante nuestros “representantes populares”: el mayor reto gira en torno a exclusiones y vulnerabilidades, pues el problema no se resuelve sólo con crecimiento económico, éste es importante, pero se requieren más miradas, además de que existen distintas formas de discriminación, que se manifiestan por el color de la piel y hasta el género, y en zonas que se reconocen como verdaderas zonas de pobreza esto se ha logrado saldar en cierta forma al aumento de ingresos en el mercado laboral, las transferencias sociales y por aprovechar el auge demográfico, pero bueno en México nos deberíamos de preguntar, cuando algo así sucederá?.

En lo particular sobre esta parte del planeta, en lo que es el Continente Americano se afirma que 70 millones de personas salieron de la pobreza, pero una de cada tres, lo que son de 25 a 30 millones está en peligro de recaer.

El principal problema según los estudiosos es el mercado laboral y la seguridad social, y claro que esto no es nada que no sepamos, que no sea la llaga de la que sangran los mexicanos, y esto es un lacerante que tiene más de 10 años de prevalencia en esta zona del planeta, en América Latina.

De forma particular nuestra nación se afirma que tiene rendimiento menor al esperado en 11 de 17 indicadores que se miden: pensiones, tasa de homicidios, embarazo adolescente, participación laboral de las mujeres, desigualdad de ingresos, días de maternidad, participación laboral, escolaridad promedio, energía renovable, matriculación bruta en secundaria y equilibrio de alumnos y maestros en primaria.

Caso singular muy diferente a una supuesta realidad que se nos quiere siempre vender es que las zonas urbanas son las partes poblacionales más lozanas para salir adelante en el progreso personal y familiar y para nada que esto sea una realidad, ya que estos estudios arrojan que el 80 por ciento vive en ciudades y el resto en áreas rurales, de este sector los que se pueden considerar como una bomba de tiempo son 53 millones de personas, insertas en el mercado laboral y sin pensiones, lo que no tarda en explotar y ser un verdadero problema nacional,, ya que sabemos que existen más de 35 millones de personas que viven del mercado informal que claro está no tienen prestaciones de ningún tipo, pero esos 18 millones más son las personas que se encuentran laborando de una forma alterna solamente que no generan ni antigüedad y no cuentan con ningún tipo de asistencia social, y este tipo de franja vulnerable muestra amplia brecha en materia laboral de hasta 30 puntos entre mujeres y hombres, la más alta de toda esta parte del planeta, lo que aunque muchos politiqueros u optimistas no quieran ver, ahí se encuentra latente en esa inequidad de género.

Y ahora sí que en nuestro Senado se les da el “remedio y el trapito”, ya que no es que México sea un país jodido, sino que se encuentra totalmente desbalanceado en hacer las cosas, que ya se dejen de pretender vendernos democracia y politiquería y si se dirigieran recursos a otros fines, la realidad sería otra como lo sería el abocarse a cosas serias como lo son lo que se reconoce como un gran acelerador en México la verdadera, responsable y seria intervención en la política pública con la que se puede prevenir que entre 5.2 y 6.8 millones de personas en vulnerabilidad económica en el país caigan en pobreza por ingresos, así como estrategias de desarrollo social que deben empoderar a las personas y reducir las restricciones a las que se enfrentan para actuar.

En síntesis así dejaríamos de engordar a partidos políticos, organismos electorales que los mantenemos haya o no haya elecciones y a un elefante blanco como lo es la pretendida y vendida idea de la “democracia”, y engordaríamos los estómagos de millones de mexicanos en pobreza: HASTA AQUÍ MIS LINEAS…

COMENTARIOS: mi_columna@yahoo.com.mx

www.elvalle.com.mx/desde-la-barrera

TWITTER: @tubalcain.garza

 

Leave a reply