guionbajoatole

Barrera

IMBECIL E INNESESARIA LA FASE I, YA BASTA!!

 

POR: SERGIO GARZA GUTIERREZ

Por fin un día normal en la Ciudad de México, en donde se les levanta el castillo a los capitalinos y a los millones de habitantes de la zona conurbada de la antigua Tenochtitlán que como sabemos consta de 28 municipios del Estado de México, hoy solamente no circularán los autos con placas 1 y 2 de terminación y color verde.

Esas vaciladas de las llamadas Fase 1 y peor la Fase 2, lo único que logran es crear un caos en la metrópoli más habitada del mundo con más de 25 millones de habitantes, es mucho peor lo que causan los tecnócratas con estas medidas que lo verdaderamente se logra.

De por si la situación nacional para nada que sea color de rosa, más que para aquellos funcionarios y políticos, que sí se dan una vida que de menos del tres por ciento de los mexicanos, y éstos últimos son los que siempre pagan los platos rotos por todo lo que se les ocurra.

Se dice que cuanto pasan los índices de contaminación de los ciento cincuenta puntos, es cuando ya se deben de tomar medidas para que muchos menos vehículos circulen y esto detona grandes problemas.

Tan solo hay que analizar de que diariamente utilizan el transporte colectivo Metro de esta ciudad más de 4 millones de capitalinos, es un mundo de gente que como topos tienen que trasladarse y a un precio ridículo que es de cinco pesos, cuando sabemos que cada uno de estos peajes cuesta por lo menos treinta pesos, pero esos veinticinco que no se les cobra, los subsidia el gobierno de la ahora llamada Ciudad de México.

En estas fases de las que hay que hacer mención de que la semana pasada llegó a un record de imposición siendo de cinco días ininterrumpidos, causando repito, estragos en todos los habitantes de dicha ciudad  e los municipios circunvecinos del Estado de México.

En estos días se tienen que forzar a usar el Metro además de esos cuatro millones diarios, doscientas mil personas más, lo que es una situación bizarra en los trenes y vagones que os hacen verdaderas latas de sardinas imposibles de utilizar sin salir lastimado miles de personas, dentro de ellos claro está más las personas de la tercera edad, los discapacitados, las mujeres y los niños, pero esa información nunca la dan a conocer.

Claro está que los que de la mima forma hacen su agosto, son los taxistas y los dichosos Uber, que cobran lo que se les da la gana, ya que ellos van a la oferta y la demanda cobrando a raja tabla sin que nadie los controle.

Aquellas personas de las que caben en un puñado con altos niveles económicos no les importa, ya que si no sacan un auto, pues sacan otro y listo, pero no todos tienen estos lujos y es un verdadero calvario para poderse trasladar a tantos y tantos lugares a los que la sociedad tienen que estar en tiempo y forma como lo son trabajos, escuelas y hospitales fundamentalmente, eso sin contar demás destinos.

Para acabarla de amolar, la determinación de los tecnócratas de si se va a poder usar un vehículo o no, la dan por la tarde de un día anterior, como si la gente tuviera los medios, o el tiempo de poder estar conectado a internet, ya que como sabemos no el grueso de población la tiene o estar viendo los noticieros para informarse, muchos al llegar a sus hogares ni energía eléctrica tienen y a la mañana siguiente son sorprendidos en corralón y multas por no haberse informado de lo que horas antes se decidió por algunos cuantos.

Imagínese ilustre lector, aquellas personas que sufren algún accidente, que como sabemos son inesperados, que los minutos son los hacen la diferencia entre la vida y la muerte, y que no pueden utilizar sus vehículos para trasladarse de urgencia.

Además los vehículos son propiedad privada son de los usuarios, son a los que les cuesta además de su manutención y el combustible claro está, que como sabemos lo subieron desmedidamente a principios de este año, y sin que la gente pasara de algunos cuantos reclamitos en las calles por algunos días y agachan la cabeza y aceptan todo lo que se les impone.

Por otro lado se ha demostrado que lo que más contamina ese cielo viciado hasta en un setenta y cinco por ciento son las empresas, son las fábricas y solamente un veinticinco por ciento es causado por las empresas y fábricas asentadas inmisericordemente en la antigua Tenochtitlán, ellas son las causantes de la contaminación no los automovilistas.

Pero claro siempre se agarran al más…, o sea al que se deja, al que no protesta o al que por lo menos no sucumbe a presiones, sino al de calle, al cabo, al que solo es carne de cañón y siempre tiene que pagar por otros, eso se quiera escuchar o no, es lo que somos lo simples mortales de este pueblo.

Hasta el Jefe de gobierno de la Ciudad de México, alguien que ni tiene la honra de llamare gobernador, sino como un virrey solamente de la época colonial, llamado Miguel Ángel Mancera afirma que sin ningún control en materia ambiental, circulan por esta urbe miles de vehículos de carga pesada con placas federales sin que la autoridad correspondiente haga algo.

Ahí es donde no me cae el veinte, eres o no eres!!, de que sirve que seas e Jefe de Gobierno, cuando no tienes todas las facultades de gobernar, mejor dite solamente un simple trabajador del gobierno federal donde se asientan los poderes del estado y nada más, no deja de ser un simple títere de un gobierno que no gobierna, así que ni puede echarle la culpa al gobierno federal porque no te da las facultades de hacer lo que consideras, pero mucho menos aplastar pescuezos de la sociedad que ahí vive.

Afirma ridículamente esta gente que solo es un panfleto de lo que realmente se encuentra detrás diciendo que se debe sustituir el transporte pesado que ingresa todos los días a la Ciudad de México, y aseguró que se cuenta con los recursos para llevar a cabo su destrucción, pero de que sirve que lo diga y no haga nada al respecto.

Pretendiéndose justificar dice que exige al transporte público que cambie, pero entra un parque vehicular que no tiene control, “ese es el problema ya que con el Programa de Auditoría Ambiental Sustentable de la Ciudad de México el gobierno capitalino certifica a las empresas del sector industrial, comercial y de servicios ubicadas en esta metrópoli, las cuales además se hacen acreedoras a incentivos fiscales hasta de 40 por ciento en la reducción del impuesto sobre nómina o hasta 20 por ciento en el pago del impuesto predial”.

Hay que decir que el año pasado entregó certificados a 37 empresas por instalar paneles solares, ahorro en el consumo de agua, manejo adecuado de residuos y fomento de movilidad sustentable. Mientras otras 827 se inscribieron al programa de manera voluntaria, y más de 740 están en proceso de certificación, pero a pesar de ello afirma que se avanza en la verificación ambiental y en su homologación, pero ha servido para una pura y dos con sal.

Y para acabarla de amolar le achaca de los problemas de la ciudad que pseudo gobierna, ya que no deja de ser una apéndice del gobierno federal a las entidades del Estado de México, Hidalgo Puebla y Tlaxcala sus compromisos en la materia, cuando no tienen nada ver claro está más que os 28 que de la entidad mexiquense se mantienen pegados a este cúmulo de gentes que es la llamada ahora CDMX, muy rimbombante en lugar de decirle Ciudad de México, pero el bloff es lo que impera, pero al final de cuentas ese es problema de este empleado de un gobierno federal simplemente y que mejor madure entre los justos y los pecadores y éstos últimos no son los automovilistas: HASTA AQUÍ MIS LINEAS…

COMENTARIOS: mi_columna@yahoo.com.mx

TWITTER: @tubalcain.garza

www.elvalle.com.mx/desde-la-barrera

 

Leave a reply