barrera-n-620x420-2

Barrera

 

EL CAMBIO DE LA DIRIGENCIA NACIONAL AL PRI

A 55 DIAS, CREEN QUE LES DARA UNA VICTORIA?

 

POR: SERGIO GARZA GUTIERREZ

Un giro no se de cuantos grados, sino de 180, o 270, o solo 45 lo que sea menos de 360 “porque caería en el mismo lugar”,  que lo que la ola tricolor hizo la semana pasada por ello cambian así como por arte de magia a su Presidente Nacional, un tal Enrique Ochoa Reza, más parco, más simple e ignorante de lo que es la política que un champurrado, lo bajaron del timón del barco, y del mismo barco porque ni para poner velas ni aparejos sirve, ahora si pusieron a un político de “a deveras”, un rudo que tiene la titánica tarea de salvar a este barco hundido en menos de cincuenta días, caso que verdaderamente se ve que ni los milagritos esos que se llaman de casa bodas de Canaán lo van a salvar, pero bueno, es el último estirón para no hacer el ridículo.

El nuevo Tlatoani del tricolor nacional se llama René Juárez Cisneros, guerrerense de nacimiento y en la política guerrero reconocido que le dejan un León primeramente ofrecido al yucatecillo Emilio Gamboa Patrón que de plano lo quiso y luego al hidalguensillo Miguel Ángel Osorio que de sus cunas bien algodonadas que tienen no quisieron luchar contra el perro de las tres cabezas, ante ese cancerbero bravo que los haría pedazos mitológicamente hablando, pero este guerrerense si quiso.

René Juárez tiene una carrera vieja y desde abajo, primero en la administración estatal de su entidad de Guerrero, luego alcalde de Acapulco del 91 a 99 de siglo pasado, gobernador a partir de 1999, luego presidente del PRI en Guerrero, diputado, senador y en la presente admsitniración con Osorio Chong subsecretario y de ahí de dan el penacho el Tlatoani como el primer tricolor, trabajo nada sencillo y titánico.

Muchos lo ven como el segundo al batt, como el que hiciera  a un lado al propio Meade, puede suceder ya que no debemos de olvidar que vivimos en un país de leyes al final de cuentas y esas se hacen rifar cuando es necesario solamente.

Dice el Artículo 241 e la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, mejor conocido por sus siglas LGIE: Si un candidato renuncia antes de los 30 días del día de la elección, el partido o coalición que lo postuló, tiene la posibilidad de registrar a otra persona como candidato y garantizar que aparezca en la boleta”, aunque tiene otro señalamiento dicha ley que dice: “Si es después, saldrá su nombre en la boleta y los voto serán nulos”, así que hay que ver a que le atoran los priistas.

No dejemos a un lado de que el domingo es hasta dentro de dos días y de aquí a dicho 6 de mayo pueden pasar michas cosas, así que puede este ser el “caballo negro” y no solo por su color dérmico, sino porque pudiese dar una sorpresa estratégica.

Aunque bueno, hay que recordar que dos meses antes de las elecciones de Calderón, ésta panista iba veinte puntos por debajo de López Obrador y salió avante en las elecciones, subió un poco más de dichos veinte puntos solo cuando hizo lo mismo que  ahora Meade, de cambiar al líder del partido aunque dicha fórmula no es para nada una garantía que las cosas cambien.

La situación de los tricolores es totalmente crítica, no solo va en tercer lugar en las elecciones presidenciales, sino de la misma forma en ocho de las nueve gubernaturas, anda de la misma forma, o sea por la calle de la amargura, lo que para nada es algo que les vaya a salvar de quedar e las misma formas en las diputaciones federales ni en la senaduría, en lo que al final de cuentas se llama como el Congreso de la Unión, y que es totalmente el poder legislativo en done perderían totalmente las bancadas para poder aplicar a un presidente que no sea de sus filas sino que les darían totalmente el banquete para que lo disfruten de lo que es México.

No puede ser que a estas alturas tengamos este tipo de candidatos que uno de los cinco que saldrán en la boleta nos va a gobernar, no hay verdaderamente nadie que tenga la valía de gobernarnos, pero desgraciadamente en las manos de uno de ellos vamos a quedar, no creo que nosotros nos merezcamos algo así, que vamos a hacer con esto, han sido las peores candidaturas de la historia y no es posible que no haya mejores definiciones de parte de los partidos, alguien que verdaderamente valga la pena.

No es lógico que el dichoso candidato presidencial del PRI que ni militante es, ya que se dice totalmente “ciudadano” en su vida ha sido ni siquiera un simple regidor de algún ayuntamiento, cuando veamos solamente la trayectoria de su actual presidente nacional, ni a los talones le llega en lo que es la experiencia política, sería mucho más sano para los tricolores que los aprendices se quedaran en las filas y los expertos fuesen sus abanderados: HASTA AQUÍ MIS LINEAS…

COMENTARIOS: mi_columnna@yahoo.com.mx

www.elvalle.com.mx/desde-la-barrera

TWITTER: @tubalcain.garza

 

Leave a reply