guionbajoatole

Barrera

NUESTRAS TRADICIONES JAMAS SE

LLEGARAN A PERDERSE: ELIUD TERRAZAS

POR; SERGIO GARZA GUTIERREZ

Esta es una ofrenda de origen de los matlatzincas, verdaderamente es una ocasión muy importante para saludarles y para refrendar, una vez más, en nuestro Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación que se preocupa siempre por fortalecer, por preservar nuestras tradiciones mexicanas, va allegar a cabo esta y muchas actividades por la celebración del día de muertos, estas fueron las palabras del líder de la Sección 17 del SNTE en el Valle de Toluca, el profesor Eliud Terrazas Ceballos, durante la inauguración de la Ofrenda el Día de Muertos que tradicionalmente monta este gremio magisterial federalizado.

En este evento estuvieron presentes José de Jesús Serrano Aguilera el representante del Comité Ejecutivo Nacional en la sección 17, sus compañeros del Comité Ejecutivo Seccional y también representantes de diferentes cargos de los Servicios Educativos Integrados a Estado de México.

Continuando con sus palabras, citó que es importante que estas tradiciones, que nos han legado nuestros antepasados se sigan fortaleciendo y jamás lleguen a perderse, hoy con la presentación de esta ofrenda matlatzinca queremos decirle a la sociedad en general que esta va a ser siempre nuestra actitud en el Sindicato, que todo aquello que tenga que ver con nuestras tradiciones, con nuestras costumbres, con todo aquello que nos identifique como mexicanos, vamos a preservarlo.

Tenemos la obligación de seguir manteniéndolas, de seguir impulsando que estas no se pierdan, hoy es un ejemplo, claro con los elementos que regularmente en cada una de nuestras culturas han tomado, han requerido de la naturaleza para ofrendar ese paso que es entre la vida y la muerte de todos los seres humanos.

Igualmente citó el líder que cuando hay la fusión de las dos culturas, cuando llegan los españoles a nuestro suelo, a nuestro hoy, nuestro gran país, se encuentran con que ya había el culto a los muertos, de parte de nuestras culturas a aquellos que habían pasado a mejor vida.

Elementos que se conservan en esta ofrenda en este caso representa la ofrenda matlatzinca, pero también son elementos que concurren en otras, en aquellas en cuales en diferentes regiones del país y particularmente de nuestro Estado, también se presentan.

Igualmente citó el profesor, Eliud Terrazas, que cuando la fusión de esas dos culturas, observamos que esos elementos se unen ahí, en el ofrecimiento a los fieles difuntos en cuanto a la comida que a ellos les gustaba degustar, cuando en vida a la fruta, a todos aquellos elementos, las flores, las velas que tienen un significado muy especial, todos estos elementos enmarcan esta tradición, una tradición que deberá ser responsabilidad de todos nosotros en tener siempre presente e identificarnos con ella.

En muchas partes del Estado en este momento están llevando a cabo estas actividades, nosotros como sindicato tenemos la obligación de preservarlas y les he pedido a mis compañeros de las diferentes regiones geopolíticas del Valle de Toluca, que hagan exactamente el mismo ejercicio en los municipios, que allá, en esos municipios, donde confluye la región de Tejupilco, Lerma Santiago Tianguistenco Atlacomulco, Valle de Bravo, Tenancingo y de ésta en la que nos encontramos en Toluca, hagan lo mismo, y expliquen la conformación de las ofrendas que se han montado, y con las costumbres de las etnias ubicadas en estas regiones.

Cabe señalar que la fiesta de día de muertos en la tradición mexicana es una celebración a la propia muerte como figura y la ofrenda es la manifestación de las ideas de los antiguos mexicanos sobre la permanencia de los lazos que se mantenían con los difuntos, y que es más que decir, es centenaria.

En estas fechas inmediatas pasadas ilustre lector, los días con los que comienza el mes de noviembre se convierten en un ritual de antecedentes prehispánicos en el que se levantan altares para honrar a los santos difuntos, o como se les debe de decir a nuestros muertos.

Trataré en breve líneas explicar dicha conformación, se ubica una mesa para recibir la presencia de quienes ocuparon un lugar en el mundo de los vivos y que ahora toman forma en esencias, alimentos, bálsamos y elementos que los traen de vuelta, y claro está que son totalmente bienvenidos.

Igualmente añadió el profesor, Terrazas Ceballos, que la mesa puesta es la ofrenda, una práctica extendida desde que en el México prehispánico se rendía culto a los difuntos con rituales mortuorios destinados a encaminar su alma hacia el lugar de la muerte que les correspondía: Mictlán o Tlalocan, lo que podemos citar como el inframundo.

La ofrenda es la manifestación de las ideas de los antiguos mexicanos sobre la permanencia de los lazos que se mantenían con los difuntos, los que no abandonan del todo este plano y conviven con los vivos, para los antiguos pueblos indígenas de México, y hasta ahora, la muerte es vida y trascendencia que se traduce en rituales como las ofrendas de día de muertos, ya que la vida solo es un paso entre dos dimensiones.

La ofrenda de día de muertos comprende una práctica sagrada en la que las dádivas se representan a través del pan, la sal, la fruta, el agua, el vino y el alimento preferido del difunto y que además tienen características muy particulares entre cada región, por lo que la final de cuentas no es más que el reencuentro de lo ritual que convoca a la memoria para dialogar con el recuerdo de los muertos, de nuestros muertos.

Subrayó de la misma forma que desde otro punto, la ofrenda de las tradiciones indígenas, y dentro de los elementos que no pueden faltar nunca, se encuentran el agua que es representado como la fuente de vida que se les da para mitigar su sed y fortalecer su regreso.

Uno de los elementos alquímicos más importantes que existen, de los cuatro que hay, como lo es la sal, que se reconoce como un elemento purificador y que ayuda a que el cuerpo no se corrompa y se mantenga en condiciones para su viaje de vuelta y su próxima venida.

De la misma forma las luces, o llamadas coloquialmente la ubicación de velas, más que de veladoras, que representan la luz que guía a las ánimas en su visita y de vuelta a su morada así como la fe y la esperanza, y que antiguamente se utilizaban ramas de ocote para este fin.

Finaliza su intervención el líder de la Sección 17, el profesor ,Eliud Terrazas Ceballos, acotando que es un elemento muy mexicano e indispensable es el Copal, ya que se cree, que se limpia el lugar de la ofrenda de los malos espíritus para que el alma pueda entrar sin ningún riesgo de seres de otras densidades, el cempasúchil que se usa como guía a nuestros muertos y su regreso de estos días de visita a los lugares que les corresponde, de la misma forma se utiliza y se ubica un petate, que se coloca para que las almas de los muertos descansen, otro elemento fundamental es el Pan que representa y es el símbolo máximo de la fraternidad que siempre debe de coexistir, y en varias de las ofrendas que se brindan en este nuestro hermosísimo país se encuentran las fotografías que gráficamente no son para ellos, sino para nosotros recordarlos de una forma más precisa, en muchos lugares de México se acostumbra levantar ofrendas de siete, tres o dos niveles, cada uno con un significado diferente, ya que cada uno representa situaciones diferentes, por citar cierto simbolismo se dice que el primero lleva elementos referentes a la tierra como frutos o un petate, mientras que en el último se coloca el retrato del difunto para simbolizar el lugar donde se encuentra: el cielo, y los demás las luces, la comida la esencia, la bienvenida, y el regreso de las dos dimensiones, en síntesis ilustre lector así de rica y de diversa es la cultura mexicana; HASTA AQUÍ MIS LINEAS…

COMENTARIOS: mi_columna@yahoo.com.mx

www.elvalle.com.mx/desde-la-barrera

TWITTER: @tubalcain.garza

 

Leave a reply