ATOLE

François-Marie Arouet, mejor conocido como Voltaire, fue un escritor, historiador, filósofo y abogado francés que figura como uno de los principales representantes de la Ilustración, un período que enfatizó el poder de la razón humana, de la ciencia y el respeto hacia la humanidad. “Mientras mas nos detenemos en nuestras desgracias, mayor es su poder para hacernos daño”.

Las personas tenemos la capacidad de recuperar las situaciones vividas a través de los recuerdos, el retener y el  uso del lenguaje para describirlas. Esto es bonito y está bien, perocuando esos procesos se enfocan en resaltar los malos sucesos, lo que no salió como se esperaba, lo que causa malestar, lo que no se puede resolver, se les otorga la posibilidad de causar un daño continuo, de instalarse como cristal a través del que se mira el devenir, de pincel que pinta con su color todo lo que  pasa.

Las quejas, los resentimientos, el incluir anclajes en todos los temas nuevos a comentarios de clara referencia a lo que se sufre, no gusta o preocupa, hacen que se instalen círculos viciosos de los que no sólo cuesta salir, sino que provocan la experiencia permanente y la profundización de estados de ánimo adversos.Dar el tiempo justo a las vivencias dificultosas, reconocer y comunicar claramente lo que se vive y necesita en esos momentos, y sobre todo cerrar los procesos, será  cortar la prolongación del malestar.

Otorgar a cada situación una mirada actual, validar lo que se siente en cada momento y ponerle un nombre real, resolver las situaciones conflictivas dándoles un final efectivo, nos ayudará a vivir mejor. Mantengámonos libres.

Leave a reply