mitad (2)

A mitad de la semana

Por Julián Alfonso Chávez Trueba

Aviso a la Facultad de Derecho UAEMex

En estos días resultó la noticia de que el Centro de Estudios Jurídicos tiene ya un espacio para nuevos profesores; pensaríamos en docentes que se lo merecen al 100% por haber efectuado una notoria carrera metodológica y de investigación, pero qué creen? Resulta que no es así.

Existen profesores que los hemos visto hacerse de experiencia y que con muchos años y esfuerzos les otorgan definitividad, un mayor rango o los hacen tiempo completo, porque son apreciados por sus cátedras y sus historias, Reynaldo Robles, el “Güero Velázquez, Placencia y el Post Doctor Joaquín Bernal Sánchez.

Pues ahora a esta lista pequeña de próceres consagrados se unen en sus filas Cesar Camacho Quiroz y María Elena Barrera Tapia. Así como lo escuchan, ellos sin haber hecho carrera magisterial los condecoran como premio de consolación, con el máximo rango de investigador.

Para algunos es el mayor de los premios y triunfos en su vida, para otros es consolación. Así es la vida, nada justa.

De nuestro Ex Gobernador Camacho Quiroz, no podemos hablar del todo mal, puesto que su gestión fue buena, es licenciado egresado de la propia Facultad de Derecho, fue docente ahí y además de su mención honorífica, ha ejercido con buen resultado la docencia, es decir, que su colocación se la merece aunque no haya tenido una carrera exclusiva de la UAEMex, es Doctor en Derecho y hasta nos cae bien.

Pero de la que si no se puede decir mucho, es de María Elena Barrera Tapia, quien firma como Doctora, pero por estudiar la medicina, es decir es Médico Cirujano, tiene Maestría en Administración de Empresas, pero no ha tenido absolutamente nada que ver con el Derecho, ni siquiera en alguna comisión en el Senado; su máximo logro fue haber sido Presidente Municipal de Toluca sin haber concluido el periodo por “saltar” a la senaduría. Me pregunto lo que ella pudiera aportar a la comunidad científica de la Facultad de Derecho, si no tuvo el cuidado de apoyar a los miembros de su familia.

Deseo de todo corazón que la UAEMex no sea el consuelo salarial de todos los políticos que no obtuvieron un espacio público, solo por el favor que se les debe. Aquí está la prueba de que hay quienes sin haber hecho méritos en la Universidad, merecen ser tomados en cuenta, y hay otros que de plano no hicieron nada ni en los cargos públicos en los que estuvieron.

La UAEMex debe aceptar a quienes han hecho algo por ella, quienes han sido docentes, a quienes se nota el amor que le tienen a su alma mater, pero no puede convertirse en el flotador de quienes solo han buscado su propio beneficio. Hay que aceptar a los consagrados porque van a verter su buena experiencia y conocimientos a los alumnos. Seleccione a sus ingresos Señor Rector.

 

Leave a reply