mitad (2)

A mitad de la semana

 

Por Julián Alfonso Chávez Trueba

Bien por Del Mazo y mal por AMLO

Durante estos primeros meses de trabajo de nuestro gobernador Estatal Alfredo del Mazo, mucho se dijo sobre el trabajo que no se ha notado en materia de obra e infraestructura en el Estado, como si se tratara de una ausencia en comunicación social y en labor, sin embargo, ha quedado claro que no fue un lapso no planeado por la administración, puesto que justamente la idea era no intervenir en las elecciones que habíamos vivido todos los habitantes de la república y del Estado den particular.

Se acaba este periodo y es notorio el plan de información de los programas de política pública, de infraestructura y comunicación de gobierno. Durante el pasado mes de julio y todo agosto, se han lanzado los programas de mochila gratuita y de mantenimiento de vialidades, situación que a todos no hace bastante felices, sobre todo en esta ciudad de Toluca donde cada bache tapado y calle repavimentada es un tesoro incalculable, tomando en cuenta que no hay estos lujos por parte de la administración de Zamora.

La situación importante es la relevancia que toma Alfredo del Mazo en nuestro contexto social, con seguridad.

Algunos estarán pensando que el mantenimiento con pintura y remozamiento en las principales arterias de nuestro Estado debiera hacerse en horas con poco tráfico y no durante le día, pero existen dos muy buenas razones al respecto. La primera razón es que la mano de obra nocturna es más cara que la diurna; por otra parte, cuando la gente no vive el mejoramiento de sus calles, no lo valora, no lo agenda y no lo percibe. Lamentablemente es la realidad, en otras ocasiones se ha hecho mantenimiento en hora nocturnas y el gran comentario popular es que no se ha hecho nada. Así que mejor como se ha hecho, con cierta afectación, pero vistosa.

Ahora bien, le queda mucha agenda a nuestro Gobernador. El drenaje de la zona oriente, el mantenimiento de los cuerpos de agua, los acuerdos en materia de basura y la administración penitenciaria.

Mientras tanto, podemos observar como de a poco el gobierno de López Obrador se hace y se deshace, se dice y se desdice, como castillo de arena en el mar y cada comentario una ola. Se dijo que no se debía quitar todo lo hecho por el gobierno anterior porque siempre hay cosas rescatables, que la reforma educativa había que ajustarla y nada más, que Trump era el malo y no necesitábamos TLC; resulta pues que los logros construidos por Peña Nieto duraron su sexenio, que la reforma educativa por fin sí se deroga completa, y que su mejor amigo es Trump y el TLC.

Espero que no tengamos un diálogo gubernamental que no genere conceptos gubernamentales ni seguridad en lo dicho, porque estaremos de vuelta en los años cuando estuvimos gobernados por estrategas militares en los años 20, llenos de buenas intenciones, de ocurrencias y de arrebatos.

 

Leave a reply