mitadsemana-620x420

A Mitad de la Semana

 

Por: Julián Alfonso Chávez Trueba

 

Nuestra vida con Trump, ya párenle…

Estoy de acuerdo que la vida económica de nuestro país va a cambiar con el nuevo presidente de los E.E.U.U., puesto que es su idea separar el agua y el aceite que, según él, se han mezclado tanto que es dañino para los suyos, pero les digo qué: resulta hartante ver en todos los noticieros de todas las horas, en todos los canales, que hablen de lo mal que vamos a estar, de la mala racha que se avecina y de lo mucho que debemos ahorrar para poder afrontar nuestro año 2017.

Al fin y al cabo, la vida sigue. Aún tenemos brazos, piernas, ojos y mano para trabajar y superar cualquier adversidad. Si hemos sobrellevado tanta crisis, un más no será la excepción. Nuestro dinero nos está alcanzando para cada vez menos, compramos menos con lo mismo que ganamos, los sueldos no subirán lo suficiente, los servicios no van a bajar y la gasolina por muy buen escenario, se quedará en el mismo precio.

Así que no hay más que hacer, que vivir la vida y ser feliz, como si no hubiera pasado nada, como un manual que se les entregaba a los niños de escuelas primaria en plena Guerra Fría, no habrá nada que nos salve, solo un montón de métodos que nos harán salir a flote un poco más rápido que los que no lo hagan.

Por tanto es mejor disfrutar la vida, seguir con nuestra rutina pensando en lo que los más grandes analistas financieros sentencias cuando se aproxima una crisis o ya se está en ella:

  1. Invierta. Por supuesto que no tenemos dinero para invertir. La quincena no alcanza y todos nos dicen que vayamos corriendo a dejar nuestro dinero en una cuenta de inversión, debajo de nuestro colchón o incluso que le entremos a la tanda, pero la cuestión es ¿qué dinero ocupo si no tengo? Efectivamente, debemos invertir en cosas que no nos cuesten (tanto). Invirtamos en una carrera, maestría, diplomado, qué se yo; de esos que están en línea, de lo que no cuestan nada o que si cuestan, con una beca te lo rembolsan. Es gracioso que algunos lectores estarán pensando que no tienen tiempo para eso, pero no recuerdan que para salir al cine, al helado, de viaje o de compras, se necesita dinero que no tienen. Por lo mismo, es bueno ganar dinero con el tiempo que nos sobra. Hay muchos que quieren caminadora pero hay mucho piso que aún no han empezado a pisar. Hay que hacer ejercicio, con aquellas rutinas que necesitan solo nuestros brazos y piernas, brincar subir bajar, lagartijas sentadillas, etc., al final es hacer algo en nuestro tiempo libre en vez de gastar.
  2. Dejar de ser Godinez. Ya sé que esto es muy difícil porque el trabajo es escaso, o si hay alguno, empezamos de becarios o aprendices y no ganaremos tan fácil lo que ya estamos ganando, pero: Comenzar nuestro propio negocio será siempre un perfecto flotador con respecto a la inflación, es decir, si suben los servicios, pues se sube nuestro producto, por tanto, empezar un negocio en nuestras horas libres nos dejará una ganancia extra para poder ahorrar o lo que queramos. Se debe pensar en que el negocio jamás va a empezar con un local establecido, con equipamiento y clientes al por mayor, sino por el contrario, el mejor momento de iniciar un modesto negocio es ahora porque la economía subirá al pasar la crisis y nuestro negocio con ella. Soñar es lo más sencillo de hacer y no cuesta nada y nos hace fijarnos metas. Es mejor que soñemos metas no tan lejanas para no frustrarnos, pero soñar e imaginarnos lo que podemos hacer en un futuro cercano, en lo que podemos hacer con nuestras parejas, con nuestros hijos y familiares, nos hará desearlo y alcanzarlo, además nos convertirá en personas menos pesimistas, más entusiastas y con tema de conversación, transformaremos no solo nuestro interior sino el escenario familiar y laboral en el que nos desenvolvemos.
  3. Apreciar más las pequeñas cosas. Justo lo que falta en este mundo es sonreír y eso sucede debido a que la gente vive a las carreras, con prisas, vive para trabajar y no trabaja para vivir por lo que se le olvida justo eso, vivir. Es momento de que saboreemos una mañana que huela a tierra mojada, disfrutemos una caminata con el aire frío con nuestra chamarra, una buena charla con nuestros abuelos, un buen juego de mesa, un buen libro, pintar, tocar piano o guitarra, etc., cualquier cosa que haga que nuestro espíritu se engrandezca, porque eso hará que poco a poco nuestra forma de pensar cambie. Albert Einstein decía que un problema bien planteado parece más una solución, por eso es que es no solo necesario sino indispensable que cambiemos nuestra mentalidad y nuestra forma de ver nuestros problemas. Debemos enfocarnos en mejorar nuestro nivel de vida, no con dinero y lujos sino con situaciones que nos hagan felices, con las personas que nos hagan felices.

Espero que estas líneas les sirvan porque a mi hasta ahora me han funcionado. Al final de cuentas cada quien sabe qué es lo que hace falta en su vida, pero hagan algo por alcanzar sus metas y no solo por fijarse en lo que les hace falta de los demás.

Jact007@hotmail.com

 

Leave a reply