mitad (2)

A mitad de la semana

 

Los nuevos antisistema

Aportando a nuestro lenguaje político, es importante decir que la forma correcta de referirnos a AMLO es Presidente Electo, nada de virtual presidente electo. Andrés Manuel López Obrador es nuestro futuro presidente y tiene derecho a su constancia de mayoría.

Así pues, que ganó quien mantuvo la bandera antisistema, anti PRI, anti gobierno, anti status quo. Eso demostraba ser AMLO, casi para todos, y ese grupo de votantes mantuvo la decisión mayoritaria para subirlo al peldaño de nuestra representación política mexicana.

Pero los verdaderos anti sistema son los candidatos independientes, que no deben favores, (por lo menos no tantos) que nadie los propuso, ellos solitos trabajan por su triunfo, etc. Situación en la que AMLO por el simple hecho de estar en un partido político, pertenece ya a un sistema.

La consecuencia inmediata, por lo menos en el discurso, que debiera tener AMLO es el destruir buena parte del sistema anterior, es decir, las instituciones. Es por ello que AMLO siempre advirtió que iba a echar abajo las reformas energética, educativa y fiscal, y que su idea iba a ser estar en contra de los grandes capitales y que se mantendría al cuidado de la gente y del pueblo con pobreza y carencias.

Si bien todo este discurso fue un toque mesiánico en su campaña, todos sus votantes pretendían en verdad esas grandes ideas renovadoras y evolutivas incluso, a pese a las consecuencias poco favorables. Algunos otros pensábamos que es imposible estar en contra de un sistema, si no se tiene listo otro para implantarse, o lo que es lo mismo, no puedes luchar solo frente al sistema, necesitas forzosamente aliados y soporte económico.

Ahora bien, dentro de todo el gabinete que ya ha anunciado AMLO, están Moctezuma Barragán en Educación y Carlos Urzua Macías en Finanzas. El primero ya anunció que si bien AMLO prometía echar abajo la reforma educativa, no se va a eliminar la evaluación, que es el punto principal de la misma reforma; y el segundo, anunció que AMLO prometió que no iba a subir la gasolina, pero ya dieron periodicidad para los gasolinazos, nos libraremos de ellos sólo por tres años, y la gasolina subirá conforme a la inflación. Situación que sostiene y sostuvo el gobierno priista actual. Entonces eso nos hace pensar ¿Cuál cambio de régimen? ¿Sólo en el discurso y no en los hechos?

Falta ver qué es lo que se va a aplicar y qué es lo que se mantendrá, sin embargo es de observarse que AMLO navegó toda su campaña con bandera de … ganarse los votos, nada más, y que al momento de ver el monstruo que es la administración pública, con sus políticas y leyes, tuvo que eliminar radicalismos que a nadie convienen y que a nivel internacional perjudican, por ideas más conservadoras que generan estabilidad.

Ahora observaremos cómo va a tomar la gente que siempre ha estado en contra del sistema, este cambio de discurso, si como una falta de respeto a su voto y a su confianza, o si nuevamente se volcarán a buscar un mesías que los salve de la tiranía gubernamental que no los deja avanzar.

En diciembre veremos.

Leave a reply