mitad

A mitad de la semana

Por Julián Alfonso Chávez Trueba

Redes sociales en los desastres y en los candidatos independientes

¡Guarde el día en que se viralizaron las redes sociales!, y de verdad que si bien, han sido las autoras de muchos momentos felices, han sido también causantes de algunas de nuestras desgracias.

Las redes sociales han acercado a la gente que tenemos físicamente lejos, pero a su vez, han alejado a la gente que tenemos cerca, y es que ya se ha acabado esa linda costumbre de tomar el teléfono y felicitar al amigo por haber cumplido un año más de vida; ahora en cambio, Facebook nos recuerda los tres cumpleaños que tenemos a diario, y nosotros enviamos un mensaje frío y rápido de felicitación, en espera que le dé un “me gusta”, por mucho, o que coloque un mensaje agradeciendo a las 150 personas que le enviaron mensaje y que por supuesto no tiene modo de abrirlos todos durante el día.

Las redes sociales nos han vuelto fríos en este aspecto, aunque existe un punto en el que nos han vuelto más inflamables que la pólvora: la nota roja.

Resulta pues, que ahora todos somos reporteros y que damos por cierto noticias falsas o con algunas fuentes deficientes, emitimos un comentario cierto que resulta después que contundentemente no lo es.

En nuestra desgracia del 19 de septiembre pasado, toda la sociedad se volcó a ayudar de miles de formas y la gente alejada a los puntos de desastre, conocían del problema y las necesidades mediante las redes sociales. Sin duda los medios de comunicación tardaron un poco más debido a que la mayoría de sus notas cuentan con una veracidad que cuenta con una fuente corroborada, (aun así, surgió la Frida falsa), sin embargo, las redes sociales fueron tan rápidas que confundieron la veracidad con la cantidad, y se inundaron las redes sociales con noticias falsas. Primero se dijo que la CDMX se había acabado, que todo el centro se derrumbó; después que se requerían muchos víveres, después que herramientas, después que se robaban las despensas, que ya no dieran comida, que mejor sólo agua, que asaltaban, que no vinieran, que los camiones no llegan, que la Cruz Roja guarda las latas para las elecciones, que se necesitaban mano, que ya no, que no había control y hasta que una pareja estaba disfrutando de su sexualidad tras las carpas de apoyo.

Sin duda es parte de un equilibrio, poco a poco nos estamos dando cuenta que es muy cierta a sentencia de “si te choca te checa”; pensamos que el gobierno nos engaña, pero resulta que en algún momento todas las noticias enviadas por Facebook fueron falsas; algunas otras fueron tendenciosas, replicando fotos de las Cruz Roja de hace más de 5 años; y el video de los “cariñosos” era de un centro de apoyo pero en Siria (o algo así). Total, que las redes sociales resultan no ser la panacea, ni el derroche de honestidad, ni la inaguantable legitimidad. Las redes sociales (que existieron desde que se inventaron los tratos comerciales) son una radiografía de lo bueno y lo malo que somos como humanidad.

Lo que nos lleva a pensar que, la vida no puede ser guiada por las redes sociales, no podemos dar por sentado todo lo que un ciudadano legítimo emite en algún medio social, porque nos lleva a creer y satanizar el video de Peña Nieto donde según lo cachan viendo un video porno que le enviaron en su celular, cuando notoriamente se ve falso ese montaje y sobre todo, no le demerita en absoluto, que le manden pornografía o vea pornografía.

Debemos entonces aceptar la nota, pero no darla por hecho hasta no verificar la fuente, claro, si se trata de alguna nota que consideremos trascendental, de otra forma habrá que reírnos y borrarla de nuestra memoria (mental).

 Ahora bien, el INE colocó una aplicación para ayudar a los candidatos independientes a alcanzar su meta de juntar 866,593 en por lo menos 17 entidades federativas, esto con la finalidad de que no se notara una mala fe al obstaculizar las candidaturas de este tipo, ayudando a las candidaturas partidistas (no…), por lo que pide que se suban a una plataforma encriptada incorruptible y segura. Pero…  si las redes sociales no son el derroche de legitimidad, ¿estaremos en algún nuevo caso de fraude?, no lo sabremos hasta contabilizar los apoyos.

Hasta el momento hay 9 candidatos independientes que son punteros, que van entre una representación indígena, empresarial, expartidista, periodista y un exgobernante, así que no nos podemos quejar de que no hay opciones para elegir y salir a votar; apoyemos al candidato independiente de nuestro gusto con una firma y nuestra credencial para votar.

 

Leave a reply