guionbajoatole

A mitad de la semana

 

Por Julián Alfonso Chávez Trueba

 

Siria, nuestra compañera en estadísticas

Hace unos días, se dio vuelo la noticia por redes sociales, que México era el que tenía mayor número de asesinatos que inclusive Siria, en el mismo periodo de tiempo. Esto fue a dado a conocer por el magnate, hombre de negocios y dueño de toda la ciudad Peluche Mr Trump, que no dudó en agrandarlo y decir, que México es el máximo enemigo íntimo de EE. UU., que con esto se justifica más el muro y cualquier forma de desligarse de sus vecinos del sur.

Claro que la Agencia que informó esto, también dijo en su lista que Honduras, en el mismo sentido de la lista, era menos peligrosa que el mismo EE. UU., debido a que tomó los datos absolutos, sin comparar el número de personas que tienen las naciones.

Claro, que en ese momento, los medios y personajes gubernamentales, brincaron a cuadro televisivo, a dar el grito en el cielo, de “no es cierto”, porque aquella estadística estaba sesgada en metodología estadística.

Es gracioso ver las reacciones, tanto de la oposición como del gobierno, de cómo tratan de aumentar o disminuir la credibilidad de la noticia.

Ahora, la noticia es el lamentable fallecimiento del periodista Javier Valdés, quien ejercía la profesión de periodismo en medio de investigaciones del narcotráfico, de lavado de dinero y corrupción. Esto, obviamente se especula que fue el motivo de su asesinato.

Esta terrible estadística, nos coloca en términos absolutos, en el país en el que mueren mayor número de periodistas, del mundo, durante el 2017. Siria está en segundo lugar, igual que en la estadística anterior, sólo que ahora no hubo medio de comunicación ni personaje gubernamental que se atreviera a desmentir esta cifra o su metodología, porque es, sin duda, una notoria falta de Estado en el norte de México.

En lugar de contener la aceptación de esta noticia, todos, tanto los detractores como los pro gubernamentales, quisieron ser los primeros en confirmar la situación de inseguridad para la comunidad de periodistas mexicanos y cada quién, por su parte, indicó lo que va a hacer para que esto no se vuelva a ver.

¿A quién le va a gustar que hablen mal de sí mismo? Por supuesto que todos coincidiremos en que nadie quiere ofensas, sin embargo, lo deplorable es que los criminales tengan total soltura de matar o no a alguien, sin penalidad, sin sanción, sin el más mínimo vestigio de moral o cordura.

Deseo de todo corazón que encuentren y sancionen a los responsables, pero dudo mucho que eso pase.

No existe en este momento, candidato, partido, ideología o programa que haga a nuestro sistema jurídico un ente eficaz, confiable y transparente para otorgar justicia, porque no es menester de los poderosos, por el contrario, entre menos se sepan de atropellos y de corruptelas, es mejor para todos los que de una u otra manera participamos de la corrupción.

Deberían los colegios de abogados, los proyectos productivos gubernamentales y los apoyos en certámenes nacionales organizados por la autoridad, darle un premio a quien revitalice nuestro aparato administrativo sancionador y otro más grande a quien lo mantenga eficiente.

Leave a reply