mitadsemana-620x420

A mitad de la semana

 

Por Julián Chávez Trueba

 

¿Ya revisó su medidor de gas? ¿Consume lo que paga?

Lamentablemente estamos rodeados de personas que se quejan amargamente que el gobierno no les apoya, que si quieren algo lo roban y que si alguien les quita el apoyo se molestan, pero eso sí, no votan, no leen y hacen sus tranzas para avanzar en su vida.

Este es el caso de la mayoría de las personas a quienes les confiamos nuestro llenado de tanque estacionario en nuestro hogar.

Como sé que en la mayoría de las casas cuentan con tanque estacionario que llena periódicamente una pipa de gas, escribo estas líneas con la finalidad de que no seamos tan confiado en dejar que los proveedores de gas  atiendan el tanque mientras nosotros hacemos otra cosa, confiando plenamente en su medidor que tienen en la pipa, porque existen infinidad de formas de alterar la medición y por tanto nuestro bolsillo.

Lo mismo es una compañía que otra en este asunto, porque nada tiene que ver con la calidad del gas, sino con los operadores mañosos y tranzas, que no solo alteran el medidor de la pipa, sino también el medidor de nuestro tanque; es más, les aseguro que su medidor de tanque en casa, no sirve; lo que pasa es que lo descomponen para que no sepa cuanto les sirven de gas.

Y lo que pasa es que es incómodo subirse con ellos a la azotea de nuestra casa a verificar la cantidad de litros que nos dan, y luego bajar a verificar el precio, pero eso es lo que debemos hacer.

Un medidor del tanque de gas estacionario no tiene por qué descomponerse con un uso natural, hasta que de plano tenga fugas por tener más de 20 años a la intemperie, es decir, que para que deje de servir significa que recibió un golpe, se quemaron los empaques o de plano fue alterado. Recordemos que las fugas de gas tienen olor característico, así que el tener el medidor dañado prácticamente quiere decir que nos están timando.

Repito que esta información no cambia con la marca de la pipa que nos suministre, porque esto lo hacen las personas que suben a nuestra azotea que están solos y que tienen el tiempo suficiente para modificar nuestro tanque.

Por ello es indispensable que de primera mano observen cuanto sube la aguja de su medidor y después verifiquen la cantidad de gas que salió de la pipa y hagan la conversión de acuerdo a lo que cuesta cada litro.

Ya sé que muchos que están leyendo esta nota, no tienen la más mínima intención de subirse a la escalera para evitar cualquier mareo o tropiezo que les resulte en algo peor, sin embargo, si ustedes de propia mano no pueden subir, pídanle a alguien de confianza, un vecino o un familiar que lo auxilie en verificar lo que pagan.

Leave a reply