opinion-del-dia-2-620x420

_ATOLE

Cuando hablamos de que una temperatura es cercana al cero absoluto, no nos referimos a que esté cerca de los 0ºC, sino mucho menos. El cero absoluto sirve de punto de partida tanto para la escala de Kelvin.

La cuestión de si existía un límite para el “grado de frío” posible y, si así fuese, dónde se debía colocar el cero, fue abordada por primera vez en 1702, en relación con las mejoras en el termómetro de aire; en éste  instrumento, las temperaturas estaban indicadas por la altura a la que era sostenida una columna de mercurio por una determinada masa de aire, el volumen que variaba con el calor a la que estuviera expuesta. Por ello se argumentó que el cero del termómetro sería la temperatura a la cual el volumen del aire en él se redujese a nada. En la escala que se utilizó, el punto de ebullición del agua se marcó en +73 y el punto de fusión del hielo a los 51, por lo que el cero de su escala era equivalente a alrededor de−240 en la escala Celsius.

Esta aproximación al valor moderno de −273.15 °C del cero del termómetro de aire fue mejorada ulteriormente en 1779 por Lambert  quien observó que −270 °C podría considerarse como el frío absoluto.

De manera aproximada el cero absoluto son −273,15  ºC. De manera teórica los científicos pueden afirmar que esta es la mínima temperatura alcanzable por una molécula o cuerpo, pues a ese nivel no existiría vibración atómica alguna. De hecho a O Kelvin (−273,15 ºC ), todas las sustancias aparecerían en modo sólido y las moléculas  ni se moverían ni llegarían a vibrar. La disminución de la temperatura hasta límites insospechados es de enorme utilidad para los científicos, pues ciertos materiales cambian completamente su comportamiento. Como en el caso de los superconductores, que actualmente se utilizan en sistemas de levitación magnética. No obstante, según la mecánica cuántica, el cero absoluto debe tener una energía residual, llamada energía de punto cero, para poder así cumplir el principio de incertidumbre de Heisenberg. El conocimiento es vida. Mantengámonos libres.

Leave a reply