guionbajoatole

_ATOLE

Los neutrinos son partículas subatómicas de tipo termiónico (que está preparado para que su temperatura se eleve con el fin de emitir electrones) sin carga. Desde hace unos años se sabe, en contra de lo que se pensaba, que estas partículas tienen masa, pero muy pequeña, y es muy difícil medirla. Se cree que la masa de los neutrinos es inferior de una milmillonésima de la masa de un átomo de hidrógeno. Su conclusión se basa en el análisis de la distribución de galaxias en el universo y es la medida más precisa hasta ahora de la masa del neutrino. Además, su interacción con las demás partículas es mínima, por lo que pasan a través de la materia ordinaria sin apenas perturbarla.

Los neutrinos no se ven afectados por la fuerza electromagnética o la fuerza nuclear fuerte (la responsable de mantener unidos a los protones y neutrones que coexisten en el núcleo atómico), pero sí por la fuerza nuclear débil (es la responsable de fenómenos naturales como la desintegración radiactiva) y por la fuerza gravitatoria.

Hasta hace pocos años se consideraba inicialmente al neutrino como a una partícula sin masa. De hecho, en muchos sentidos se la puede considerar de masa nula pues ésta es, como ya lo hemos dicho, por lo menos diez mil veces menor que la del electrón. Esto implica que los neutrinos viajan a velocidades muy cercanas a la de la luz. Por ello, en términos cosmológicos se le considera materia caliente o relativista. En contraposición la materia fría o no relativista.

Y es que como en todo, por cada particular subatómica existe un tipo de sub-partícula que tiene la misma masa que sus partículas correspondientes, pero tienen carga eléctrica opuesta y algunos otros atributos también opuestos. Por ejemplo, la antipartícula de un electrón, llamada positrón, tiene carga positiva opuesta a la del electrón; lo que nos dice que podría haber anti-mundos y anti-gente hechos de antipartículas. Esto es bonito y está bien. Sin embargo cuando una particular choca con una antipartícula ambas se aniquilan mutuamente. Por lo tanto, si alguna vez encuentras a tu anti-yo ¡no le des la mano! Se aniquilarían mutuamente en un gran destello de radiación.

Todos nos encontramos en un continuo proceso de evolución y entendimiento, ampliemos consciencia y aprendamos a desaprender, sabiduría maravillosa está por llegar a nosotros. Mantengámonos libres.

Leave a reply