guionbajoatole

_ATOLE

Controlemos nuestras emociones en vez de permitirnos ser ciegos esclavos de ellas.

Hoy citaré uno de los axiomas herméticos más importantes: "Para cambiar vuestra característica o estado mental, cambiad vuestra vibración”. Uno puede cambiar sus vibraciones mentales, mediante un esfuerzo de la voluntad, fijando la atención deliberadamente sobre el estado deseado. La voluntad es la que dirige a la atención, y ésta es la que cambia la vibración. Esto es bonito y está bien. Cultivemos el arte de estar atentos por medio de la voluntad y se habrá resuelto el problema de dominar las propias modalidades y estados de la mente.

Para destruir un grado de vibración no deseable, pongamos en operación el principio de polaridad y concentremos nuestra atención en el polo opuesto al que deseamos suprimir; lo no deseable se mata cambiando su polaridad.Los psicólogos conocen este principio y lo aplican para disolver los hábitos no deseables, aconsejando a sus pacientes la concentración sobre la opuesta cualidad. Si uno tiene miedo, es inútil que pierda su tiempo tratando de matar el miedo, sino que debe cultivar el valor, y entonces el miedo desaparecerá.

SidartaGautama, más conocido como Buda Gautama, creó un método no solamente para crear esta consciencia interior, sino que simultáneamente hace que esa consciencia penetre hasta las mismas células corporales, hasta la totalidad del propio ser. El método que Buda empleó se conoce como Anapanasati Yoga; el Yoga del "ser consciente de la inhalación y de la exhalación".

Respiramos, pero es una respiración inconsciente. El aliento es prana, el aliento es la vitalidad, la vida misma, y aun así es inconsciente; no somos conscientes de él. El respirar es un eslabón entre nuestros sistemas voluntario e involuntario. Buda empleó la respiración como un vehículo para hacer dos cosas simultáneamente: una, crear consciencia, y otra, permitir que esa consciencia penetrara hasta las mismas células corporales. Él dijo, "Respira conscientemente".

Cuando inhalas y exhalas conscientemente, poco a poco, llegas a tú centro, porque tu aliento toca el centro mismo de tu ser. El aliento entra, el aliento sale: entre los dos hay una sutil brecha. Esa brecha es tu centro. Así que el ser consciente de la respiración fue empleado por Buda como un medio para aproximarse más y más al centro.

Ahora los científicos dicen que incluso la Tierra respira. Cuando todo el universo está inhalando, se expande. Cuando todo el universo exhala, se contrae. En las antiguas y mitológicas escrituras hindúes, los Puranas, se dice que la Creación es una inhalación de Brahma, el aliento entrante, y que la Destrucción, el Pralaya, el Fin del Mundo, es la exhalación. Un aliento es una creación.

De una forma muy reducida, de una forma muy atómica, lo mismo sucede dentro de nosotros, creando consciencia podremos dominar nuestras emociones en vez de que el impulso nos domine a nosotros.

Mantengámonos libres.

 

Leave a reply