guionbajoatole

_ATOLE

Martin Luther King, fue un pastor de la iglesia bautista que desarrolló una labor crucial en Estados Unidos al frente del Movimiento por los derechos civiles para los afroamericanos. Entre otras cosas, es conocido por sus frases célebres, entre ellas: “No me duelen los actos de la gente mala, me duele la indiferencia de la gente buena.” Y es que el Diccionario define Indiferencia como:

Estado de ánimo en que no se siente inclinación ni repugnancia hacia una persona, objeto o negocio determinado”; mientras que define a lo indiferente como aquella “[persona] Que no muestra una actitud positiva ni negativa hacia determinada cosa o persona, o que no la muestra hacia nada ni nadie.

Esta bonito y está bien, pero no hay que reflexionar esta frase como concepto, sino sobre su origen más cercano a la debilidad de la mente humana y sus consecuencias en los sentimientos de las personas, en la frialdad e insensibilidad de los que la experimentan y, tal vez, el sentimiento de comodidad que perciben éstas cuando se muestran distanciados e indiferentes. Se dice que “a veces, la indiferencia y la frialdad hacen más daño que la aversión declarada”. Porque, si la esencia de la empatía y del magnetismo comunicativo es la generosidad per se para ese acercamiento mutuo, la de la frialdad de esa indiferencia es el menosprecio a la existencia del ser, tanto cuando se trata, precisamente, de aquel que conocemos o que hemos tenido cerca de nosotros, como cuando lo es de toda una especie a la que no deseamos acercarnos jamás y, tal vez, la despreciamos, para seguir encerrados en nuestro mundo exclusivamente material e interesado.

Quizá, la indiferencia, a veces es producto de un desgaste afectivo, que termina en apatía o pasividad en una de las partes de la consciencia, cuya dinámica de entendimiento y de satisfacción emotiva deja de estar equilibrada, hasta el punto de producirse el deterioro o desaparición del interés del uno para el otro. Pero ¿y aquellos seres que no les hemos dado siquiera la oportunidad?

Leave a reply