guionbajoatole

_ATOLE

Marie Curie fue una científica polaca, nacionalizada francesa. Pionera en el campo de la radioactividad y primera persona en recibir dos premios Nobel en distintas especialidades <<física y química >> y la primera mujer en ocupar el puesto de profesora en la universidad de París. Autora de famosas frases célebres como: "No le temas a la perfección; nunca la alcanzarás". Y aunque irónicamente se refería a la vida, gran razón y análisis de ella tenía.

Frecuentemente  nos preocupamos tanto por el futuro que olvidamos vivir el presente, personalmente considero que todos seríamos más felices si viviéramos un día a la vez. Nos encasillamos tanto en ideas inculcadas y paradigmas aprendidos que no nos permitimos experimentar diferentes caminos para alcanzar la verdadera satisfacción personal. Esto es bonito y está bien. Sin embargo leyendo a la mujer detrás de la científica que conocemos podemos percibir claros pensamientos de culpabilidad por "no hacer lo que se debe", primero se refleja esta culpa por no quedarse con su padre en Polonia y mejor seguir con su desarrollo académico en Francia, después por no poder estar trabajando ardua e intensamente en el laboratorio y cuidar de sus dos pequeñas hijas a la vez.

Y es que el sentimiento de culpa es tradicionalmente femenino y lo sufren, desde hace siglos, aquellas mujeres que se atreven a seguir sus deseos pensando que así descuidan sus tareas de mujer. Las mujeres vemos de alguna manera normal, sacrificar el rendimiento de nuestro ámbito  profesional sin cuestionarse el por qué de estos pensamientos. Cuando una mujer destaca en su vida profesional, se analiza frecuentemente su vida personal para ver si este éxito a sido la causa de un fracaso en la vida privada para justificar que no se puede tener éxito en ambas. En los hombres este análisis no lo solemos hacer. Es como si tuviéramos esta información de cómo juzgar a la personas basándonos nada más en su género, sin permitirnos analizar todos estos datos personalmente.

Empecemos a ser conscientes de nuestras acciones y actitudes. Observa a tu entorno, cuando alguien esté a punto de renunciar a la lucha por lo que realmente desea y/o a la constante búsqueda de lo que le pertenece, ayudémosle a encontrar el equilibrio en el nivel de ambición necesaria para superar la barrera que se le ha impuesto por educación o por presión social. Reconozcamos aquellas cualidades que se encuentran en ambos géneros, ayudemos a tomar actitudes para progresar juntos de una manera más justa y seamos todos un poco más racionales.

Mantengámonos libres.

 

Leave a reply