guionbajoatole-2-1-620x420

_ATOLE

Es la naturaleza y simple geografía: las cosas que suceden lejos y a gente que no conocemos, no nos golpean tanto como lo que sucede cerca de nosotros. Aleppo es una ciudad importante en Siria, y la parte oriental de la ciudad controlada por los rebeldes es una de las áreas más afectadas de la guerra, que ha durado más de 5 años. Estamos hablando de ataques aéreos y escasez de alimentos, agua, medicinas, así como la falta de suministro eléctrico que afectan a cientos de miles de personas.

96 niños mueren en menos de una semana en la ciudad, según Unicef. Hay entre 200,000 y 300,000 personas atrapadas, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Las salidas de la ciudad están bajo ataque constante. Y no significa únicamente que la gente no pueda salir, significa que las cosas básicas no pueden entrar. Más de 470,000 personas han muerto desde 2011.

Es fácil pensar que, si las cosas están tan mal, alguien seguramente está haciendo algo al respecto. Ese es el punto. El mundo está tratando, más o menos, lo intenta y falla. Los mecanismos diseñados para llevar ayuda a las personas atrapadas en las zonas devastadas por la Guerra dura días. Y mientras, la mayor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial se prolonga.

Basta de indiferencia y desconocimiento social, la ignorancia de masas y la lucha por el poder de las grandes cabezas, hacen de esta sociedad una sociedad un tormento que cada vez llega a más lugares, lo que no vemos también nos afecta.

Mantengámonos libres.

 

Leave a reply