guionbajoatole

_Atole

Éter es la palabra que proviene del latín <æthēr > y ésta del griego “aithēr”,  que es cielo y/o firmamento. En la mitología griega el Éter es un elemento más puro y más brillante que el aire, y a la vez la región que ocupa este elemento. También es la personificación de dicho elemento. Éter era uno de los dioses primordiales, la personificación del ‘cielo superior’, el espacio y el paraíso.

Se dice que es hijo de sólo Érebo y hermano de Hemera. El Éter era el alma del mundo y toda la vida emanaba de él. Nix arrastraba las oscuras nieblas de Érebo por los cielos llevando la noche al mundo ocultando el Éter, mientras Hemera las dispersaba trayendo el día. (En las antiguas teogonías se consideraba que la noche y el día eran independientes del sol.) En general el Éter en mitología, se describe como el aire alto, puro y brillante que respiran los dioses, en contraposición al oscuro aire de la Tierra que respiraban los mortales.

Podemos encontrar este mito en varias versiones como en los poemas de Homero, el Éter es concebido como una región por encima del aire  que a su vez está bajo el  firmamento y guarda una estrecha relación con él. Es la región donde habitan los dioses, es el dominio de Zeus tras el reparto del mundo. También y según Hesíodo, el Éter pertenece a la descendencia del Caos, distingue claramente al Éter como un elemento más bien abstracto que simboliza la región superior del cielo propiamente dicho, Urano, de carácter más personal. Para Aristófanes fue el padre, por sí mismo, de las ninfas de las nubes. La versión trasmitida por Higinio en el prólogo de sus Fábulas lo presenta como hijo del caos y de la Oscuridad nombrándolo como un elemento divino que domina todo.

Será que es una mera forma de representar la esencia de la vida que desde los científicos más destacados hasta los filósofos más preparados quisieran presenciar.

Mantengámonos libres.

Leave a reply