guionbajoatole

_ATOLE

Arquímedes de Siracusa es considerado uno de los científicos más importantes de la Antigüedad clásica. Entre sus avances en física se encuentra la explicación del principio de la palanca; el manuscrito más antiguo que se conserva con una mención a la palanca forma parte de la Sinagoga de Pappus de Alejandría, una obra que se estima que fue escrita alrededor del año 340. Allí aparece la famosa cita de Arquímides: “Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo.” Plutarco describe cómo Arquímedes diseñó el sistema de polipasto, permitiendo a los marineros usar el principio de palanca para levantar objetos que, de otro modo, hubieran sido demasiado pesados como para moverlos.

La palanca es una máquina simple cuya función es transmitir fuerza y desplazamiento. Está compuesta por una barra rígida que puede girar libremente alrededor de un punto de apoyo llamado fulcro. Puede utilizarse para amplificar la fuerza mecánica que se aplica a un objeto, para incrementar su velocidad o distancia recorrida, en respuesta a la aplicación de una fuerza. Sobre la barra rígida que constituye una palanca actúan tres fuerzas: potencia (P), es la fuerza que aplicamos voluntariamente con el fin de obtener un resultado; resistencia (R); es la fuerza que vencemos, ejercida sobre la palanca por el cuerpo a mover. Y la fuerza de apoyo: es la ejercida por el fulcro  sobre la palanca.

Y es que desde el año 212 a. C. han existido las observaciones matemáticas que tienen una perfecta relación con la geometría cósmica. Tanto en las matemáticas como en cualquier objeto con masa, podemos ver esta fórmula básica y fundamental para entender los comportamientos y la ley universal que nos dice que “a cada acción corresponde una reacción”. Esto es bonito y está bien. Ubiquemos la barra rígida como un individuo al que queremos aplicar una fuerza para incrementar su velocidad o distancia recorrida dentro del campo mental de la vida terrenal, nuestra Potencia (P) sería la fuerza (distancia y velocidad) con la que voluntariamente quisiéramos hacer el cambio, nuestra Resistencia (R) son todos los miedos, inseguridades, discapacidades, etc que pudiéramos llegar a tener, y finalmente nuestra fuerza de apoyo son todos y cada uno de los conocimientos adquiridos a lo largo de nuestras vidas. Como pueden imaginarse entre más conocimientos tengamos, menor será nuestro margen de error para lograr el destino deseado (incluyendo velocidad y fuerza) y mayor será nuestro punto de equilibrio mental.

Como es arriba es abajo; si podemos entender el concepto de palanca en el plano de un individuo, también lo podemos llevar a sociedades, corporaciones, gobiernos y naciones empleando las mismas tres fuerzas clave y lograr resultados asombrosos en el proceso.

El conocimiento es gratis.

Mantengámonos libres.

 

 

Leave a reply