sin-ton-ni-son-nuevo2-620x420

SIN TON NI SON

Francisco Javier Escamilla Hernández

¿De dónde proviene la palabra carnaval?

Carnaval, es el nombre del período de tres a cinco días que, para los católicos, precede al comienzo de la Cuaresma (por eso empieza siempre el miércoles de ceniza) y, más específicamente, el nombre que se da a la fiesta popular que se lleva a cabo en esos días, que consiste en bailes de máscaras, disfraces, comparsas y otros regocijos bulliciosos.

El Carnaval, según algunos estudiosos del comportamiento social, es una fiesta donde se invierten los papeles de las clases sociales, en la que los pobres se sienten ricos y los poderosos trabajan al servicio de los habitantes de los barrios más pobres. De acuerdo con esta noción, tanto el aspecto festivo como la simulada inversión de papeles, actúa como una válvula de escape que alivia tensiones sociales y permite el mantenimiento del statu quo.

Todos conocemos y hemos oído hablar del Carnaval de Rio de Janeiro, bueno, ahí lo que se acaba de mencionar es concretamente cierto, ya que en ese festival no es raro ver a un empresario o a un diplomático empujando un carro alegórico, desde lo alto del cual un favelado saluda majestuosamente al público, vestido de emperador romano o de dios griego.

Pues bien, y entrando en materia, el origen de la fiesta se remonta, por lo menos, a las celebraciones orgiásticas que se realizaban en el Imperio romano en honor de Baco y de Saturno, conocidas como bacanales y saturnalias, respectivamente, pero aquí me limitaré al origen de la palabra Carnaval, que se ubica en la Edad Media en Italia, principalmente en las ciudades de Roma, Venecia, Florencia, Turín y Nápoles. En español, esta voz aparece ya, alrededor de 1492, en el diccionario de Nebrija, en el cual se define “Carnaval o carnes tollendas: carnis priuium ‘privación de la carne”. En cuanto a su origen, los autores coinciden en señalar la voz italiana carnevale, que proviene del antiguo carne levare ‘quitar la carne’ porque, después del Carnaval, los católicos inician el período de Cuaresma, cuarenta días durante los cuales no se come carne. Confirma este origen el sinónimo español carnestolendas, del latín tollere ‘abandonar’. Actualmente, ha quedado descartada la seudoetimología fundada en el otro sentido de la palabra levare ‘confortar’, ‘consolar’, por la cual se había afirmado durante mucho tiempo que carnevale o carne levare significaba «confortar al cuerpo para prepararlo para la austeridad de la Cuaresma».

Comentarios: fjescamilla53@gmail.com        Twitter: @_copitoo

Leave a reply