mitad (2)

A mitad de la semana

Pegarle al bueno… ¿codificación infantil?

Desde niños esperamos con ansia que llegue el momento de pegarle a una piñata. Algunos afortunados pudimos ir de niños a algunas fiestas donde se rompían piñatas, aunque no fueran épocas decembrinas; otros más suertudos habrán tenido fiesta en la que sus padres les cumplían el peor de sus caprichos, como el de pedir una piñata con la figura del mayor de sus héroes.

En nuestro México independiente hemos tenido la idea de “bajar” al que nos representa. Piénselo un poco por favor, en la escuela estamos en contra del maestro y mucho más del director que no saben nuestras necesidades; en nuestro trabajo estamos en contra de lo que dice nuestro jefe y nos cansamos de decir que podemos hacerlo mejor; en la asociación civil estamos en contra del presidente y tratamos de vez en cuando en negarnos y no hacer lo que nos pide; en la localidad, estamos en contra de nuestro presidente municipal y en nuestra nación estamos en contra del presidente. Esta situación es un legado histórico que tenemos desde Guadalupe Victoria, nuestro primer presidente, porque su vicepresidente tenía como objetivo primordial…quitarlo, Vicente Guerrero, a su vez tuvo su peor enemigo en Anastasio Bustamante, su vicepresidente. En la revolución siguió lo mismo, al héroe Zapata lo mató el “héroe” Carranza; a Carranza lo mató el héroe Obregón y el héroe Obregón fue muerto por Plutarco Elías Calles; esto sigue en nuestros días (sin tanta violencia, bueno, sin sangre), cuando Zedillo gobernaba, nadie quería al PRI y escogimos al que quería eliminarlo y quitarlo de los Pinos; cuando Fox, todos decían que era un tonto que no sabía ni hablar y votamos en contra de su legado Santiago Creel y votamos por el Peje y por Calderón, cuando Calderón todos lo tachábamos de borracho y decimos no votar por el mismo partido y regresamos al PRI, por ser el menos peor; ahora que esta Peña, todos le tiramos con sus errores hasta en la “pronuncieishon”, pero lo que queremos es quitarlo porque supuestamente no saber gobernar y ha privatizado todo. El día de mañana si gana el AMLO vamos a decir que es lo peor que ha pasado y buscaremos la forma de quitarlo. Yo les digo que esté quien esté, pensemos en apoyarle. Qué pensamos ahora de nuestros Elías Calles, de Villa y Zapata, son incluso héroes nacionales; de Calderón pensamos ahora que fue buen estadista e incluso de Salinas pensamos que no estuvo tan mal. Así pensaremos de los que ahora estuvieron en el poder, así que sólo es un poco de sincronía, pensar bien de quien está ahora el poder y no solo pensar en sus errores. “Pegarle al bueno”

Regresando con la idea de nuestra infancia, es importante cortar con la idea de “pegarle al bueno” y uno de los rituales que ha afianzado esta idea es la piñata mal llevada. Me refiero a la “mal llevada piñata” a la que no es un monstruo o un adefesio de 7 pecados capitales, sino a la que es nuestro superhéroe favorito, la princesa de moda o un dulce muñeco, porque enseñamos a nuestros niños a “pegarle al bueno” ¿Qué creen ustedes que piense un niño que su fiesta temática es de Spiderman y resulta que la piñata a la que le pegan es de Spiderman? Hay muchos videos en los que el niño llora por destruir a su prototipo. Deberíamos en este mismo ejemplo, colocar al Duende Verde o a otro villano, porque es lo que queremos enseñar, que vendado de ojos, con los consejos de la gente, podremos vencer al mal.

Este es un ejemplo de un ritual que marca nuestra idea errónea de “pegarle al bueno”, tratemos ahora de impulsar al bueno, ayudar al bueno, estoy seguro que si esa idea del buen trabajo en equipo la vivimos con nuestros hijos, hablaremos el día de mañana de esta sincronía de un buen gobernante y una buena sociedad que lo impulsa, porque al fin de cuentas, si a nuestro representante le va bien, todos los del equipo nos irá bien.

Jact007@hotmail.com

 

Leave a reply